Dale una vuelta al desayuno

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Salud y Belleza

Dale una vuelta al desayuno

Por Mi_Nueva_Edad, | 24 Septiembre, 2018

El desayuno es una de las tres comidas básicas del día a la que muchos atribuyen beneficios sobrenaturales para la salud y otros subestiman su importancia. También suele ser la parte más aburrida de nuestra dieta, por eso queremos compartir algunas ideas no muy complicadas, para hacerlo más divertido, nutritivo y a la vez saludable.

¿La comida más importante del día?

En los últimos tiempos se ha extendido el rumor de que el desayuno debe ser la comida principal del día. Tal vez la moda de los copiosos desayunos anglosajones o del norte de Europa han hecho mella en nuestras costumbre de desayuno más mediterráneas.

Para no faltar a la verdad habría que decir que el desayuno en España ha sido siempre el patito feo de nuestras comidas. Para muchas personas prácticamente ni existe y eso es un grave error no solo porque necesitamos nutrientes para arrancar el día en lo puramente físico, sino para que nuestro cerebro funcione lo mejor posible.

Con todo esto lo que queremos decir es que es muy importante desayunar al poco tiempo de despertarnos y que este desayuno tiene que ser rico en vitaminas, minerales, hidratos de carbono y proteínas y a veces, con una fruta y un buen puñado de frutos secos vamos más que bien preparados para empezar el día.

No hace falta atiborrarnos a lácteos, bacon o salchichas, huevos, pan y cereales todos los días, sino elegir una buena combinación cada día para hacerlo nutritivo y no aburrirnos en el intento.

Algunas sugerencias

La fruta debería estar presente todos los días. Lo primero que deberías hacer al levantarte es comerte una pieza, beberte el jugo de un limón o cualquier otro zumo que incluya también la pulpa para aprovechar la tan necesaria fibra.

Por si todavía no os habéis percatado, incluir en el desayuno frutos secos es probablemente, la mejor idea que podáis tener y la mejor manera de comerlos, es siempre crudos.

Contienen casi todos los nutrientes que tu cuerpo necesita para el funcionamiento diario y para prevenir infinidad de enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular y otras de tipo cognitivo.

Desde minerales a vitaminas, grasas insaturadas, ácidos esenciales como el omega-3, proteínas e hidratos de carbono. Puedes priorizar recetas con frutos secos y otras veces dejarlos como un ingrediente más.

Si te gustan los cereales puedes usarlos para e desayuno siempre que sean lo más naturales y sin procesar posibles y desde luego, puesto que son una importante fuente de azúcares, nada de azúcar añadido. Si algún día quieres dar un toque dulce lo mejor es que emplees un poco de miel de buena calidad o que añadas alguna fruta como el plátano.

Si te gustan las tostadas acuérdate que siempre deben ser de pan integral y de buena calidad. Con menos cantidad te saciarás más y si alternas distintos tipos, es decir un día de trigo, otro de trigo sarraceno, otro de espelta, otro de centeno y otro cebada, nunca te sabrá igual el desayuno. Abre tu mente con las tostadas porque casi todo cabe encima del pan, hasta unos frutos secos picaditos.

Los lácteos también son importantes entre otras cosas por su proteína, pero recuerda que sus propiedades las puedes encontrar en otros alimentos como los citados frutos secos, y también recuerda que los derivados de cabra o de oveja también existen y en yogurt están buenísimos.

Los huevos tienen un alto contenido en proteínas y minerales y por la mañana es el mejor momento para comerlos. Si a tu tostada habitual le añades un huevo revuelto o dos, o en formato cocido o poché un par o tres veces a la semana, nunca te vas a aburrir de desayunar.

Si un día te apetece algo de carne, mejor que sea un buen jamón serrano o ibérico o algo de carne de ave a la plancha. Los jamones de pavo o pollo o el jamón cocido de cerdo son alimentos procesados con alto contenido en azúcar y cuya salubridad está más que entredicho.

En resumidas cuentas, elegir un buen pan, unos cereales sin procesar, desterrar al menos casi todos los días el azúcar, incluir huevos, queso, yogurt o algo de carne o pescado también sin procesar demasiado, una buena pieza de fruta o un jugo con su pulpa, aceite de oliva virgen extra, tomate, aguacate, miel, canela con el café o te para potenciar el sabor y echarle toda la imaginación que quieras, harán de tus desayunos la comida más deseada.

Deja de aburrirte y piensa en el desayuno como una comida esencial pero sin estrés, solo tienes que dedicarle unos minutos para arrancar bien el día y cuidar tu salud. Piensa en la combinación más nutritiva, divertida y saludable y comparte tus buenas ideas con los tuyos.

 

Imagen: Desayuno por Mi Nueva Edad

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Dale una vuelta al desayuno"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo