La soledad en los mayores: presente y futuro

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

La soledad en los mayores: presente y futuro

Por Mi_Nueva_Edad, | 25 Junio, 2018

La “Fundación Pilares para la autonomía personal” acaba de presentar un nuevo estudio (el n.º 5) sobre “La soledad de las personas mayores” en España. Ahondan y actualizan nuevamente sobre este gran problema de las sociedades más avanzadas y sus posibles soluciones o al menos apuntan a las actuaciones por parte de las administraciones en la comunidad, sobre todo en personas en situación de dependencia. Modestamente, Mi Nueva Edad también quiere aportar algo.

España en el contexto europeo

La gran enfermedad de las sociedades avanzadas contemporáneas se llama soledad. Con el envejecimiento de la población generalizado en todo el mundo salvo claramente en África subsahariana, y en menor medida en América Latina y Asía, aunque encaminados hacia él, el reto, además de los problemas económicos que esto conlleva, es como poner remedio a los millones de personas mayores que viven en soledad.

Las mujeres son el sector de la población más afectado por este problema, entre otras cosas por su mayor esperanza de vida en relación con los hombres.

Con relación al resto de países europeos, el porcentaje de mayores que viven solos es menor en nuestro país que en países del norte. Son los países del Mediterráneo (Italia, Grecia, Portugal y España) los que menores índices tienen, probablemente por nuestras características históricas de sociabilidad y la importancia de la familia como núcleo de apoyo mutuo.

A pesar de esas particularidades, la tendencia globalizadora nos lleva a pensar que con el tiempo nos iremos asemejando cada vez más. Un 17% de los hombres y un 29% de las mujeres mayores de 65 años en España viven solos y solas.

Es evidente que el problema está ahí y que esconde condiciones muy duras de vida de cara a los años venideros de mayor senectud. Hay un dato verdaderamente escalofriante: los mayores de 85 años en España que viven solos están representados en un 23% de los hombres y un 40% de las mujeres. Un estado avanzado no debería permitirse que personas de tan avanzada edad se encuentren solas, sin querer obviar por ello que si hay medidas y asistencia por parte del estado, aunque en muchos casos sean insuficientes.

Si a ello le sumamos la gran cantidad de estos jubilados y sobre todo jubiladas con una pensión mísera, el problema se agudiza hasta llegar a niveles de indignidad vital que nos debería hacer como mínimo enrojecer cada día.

Las cargas sanitarias y los problemas de salud de estas personas suponen un problema mucho más concreto y que nuestra administración se toma en serio, pero quizás no todo lo que debiera.

Es esencial abordar políticas desde las instituciones para atajar los problemas asociados a la soledad en los mayores. Muchos países de nuestro entorno se lo han tomado muy en serio como es el caso del Reino Unido con la creación de una cartera específica para ello.

La atención

Asimismo, la Fundación Pilares desarrolla una guía para desarrollar más la atención a domicilio a nuestros mayores sobre todo en situación de fragilidad y de dependencia.

Con esta guía pretenden llegar a todo tipo de entidades tanto públicas como privadas y profesionales de la salud y de la geriatría con el propósito de innovar en la atención domiciliaria y la intervención social comunitaria.

Es sumamente necesario que la colaboración entre los Servicios Sociales y los Servicios sanitarios y el Tercer sector para afrontar los cuidados que estas personas necesitan que en muchas ocasiones son de larga duración.

En palabras de la propia Fundación Pilares su objetivo es "apoyar la dignidad de las personas a lo largo de la vida mediante la innovación, el conocimiento y la cooperación". 

Mi Nueva Edad y la soledad

En el ámbito particular, todos y todas también podemos hacer mucho para propiciarnos un futuro lejano a la soledad. Para ello nació Mi Nueva Edad, para recordarnos cada día que nosotros mismos somos nuestro principal activo para evitarla, llenando nuestra vida de propósitos en plural o en singular, conociendo y haciendo nuevos amigos, despertando intereses o resucitándolos, imaginándonos y proyectando nuestro futuro en convivencia con ellos, como apoyo mutuo, como lazos difíciles de desatar. Si nuestras sociedades están cambiando, nosotros no debemos quedarnos inmóviles.

 

Fotografía: Mi Nueva Edad

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La soledad en los mayores: presente y futuro"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo