La sensualidad de La Granja de San Ildefonso

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

La sensualidad de La Granja de San Ildefonso

Por Mi_Nueva_Edad, | 06 Abril, 2018

La Granja de San Ildefonso, en la provincia de Segovia y en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, es uno de los lugares más bellos de toda nuestra geografía. Un entorno declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, con una naturaleza apabullante y un patrimonio cultural excepcional. Te invitamos a conocerlo un poco mejor y a que compartas una escapada de ensueño.

Su naturaleza

Lo primero que llama poderosamente la atención cuando nos acercamos a La Granja de San Ildefonso es la belleza de la cara norte de la Sierra de Guadarrama. Declarado recientemente como nuestro último Parque Nacional, la riqueza ecológica tanto a nivel faunístico como vegetal es realmente apabullante.

En la actualidad, con los lobos habiendo sido vistos en estos montes y a falta del lince y ojalá algún día el oso, es un espacio natural de primer orden. Pero nos reservamos más información para un capítulo aparte.

Lo que si queremos destacar en cuanto a la naturaleza de La Granja de San Ildefonso, es el Pinar y Montes de Valsaín, unas 10.000 hectáreas de bosque que ha despertado el interés desde la Edad Media y que hoy en día puede considerarse como el primer espacio protegido de España, ya que tras ser zona de caza y maderera, en 1541 fue prohibida toda explotación y ya para cuando Felipe V fundara el Real Sitio de La Granja de san Ildefonso con el palacio y jardines que actualmente se conservan, fue de nuevo abierta la beda de manera ejemplar y respetuosa con el medio ambiente.

Patrimonio de la Humanidad

Y claro, no nos vamos a olvidar de lo que hace más famoso este lugar. El Palacio real de la Granja es la residencia de verano fundada por el primer Borbón Felipe V a la manera de los palacios franceses inspirados en Versalles.

La construcción, ideada por Procaccine y finalizada por Juvarra y Sacchetti en su fachada principal, responde a los cánones de suntuosidad propios del siglo XVIII, con profusión de decoración y pinturas en la bóvedas, aunque parte de ellas desaparecieron en un incendio a principios del siglo XX.

Al palacio hay que sumarle un entorno de jardines y fuentes realmente espectacular. Diseñados por paisajistas franceses al estilo italiano dominante en la época, son de gran extensión y se funden en la zona más alta con los montes de Valsaín.

Una sucesión de hasta diez fuentes escultóricas con temática mitológica que fácilmente nos trasladarán a la Francia más sensual del XVIII, sin movernos de la meseta. Aquí el agua juega con las esculturas y forma una sinfonía visual y sonora verdaderamente impresionante.

En la parte más alta del conjunto nos encontramos con el Mar, un lago artificial que recoge las aguas de dos riachuelos y que abastece a todo el conjunto de jardines y palacio y en el que también se encuentra una piscifactoría creada en el siglo XIX.

También podemos disfrutar de lo que se conoce como partidas reservadas como son la Ermita de San Ildefonso y los Jardines de la Partida Reservada de la Reina (Isabel de Farnesio), el Potosí y Casa de las flores como lugar reservado para el rey y anexo al propio palacio o el enorme laberinto de setos.

También hay que destacar la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, una más que interesante construcción en donde reposan los restos de Felipe V e Isabel de Farnesio que rehusaron hacerlo en el Panteón Real de San Lorenzo del Escorial. No hay que olvidar que sus gustos afrancesados abominaban de la tradición estética, bastante austera, de los austrias, de ahí que se construyeron semejante retiro veraniego.

Para terminar no está demás recordar lo bien que se como en el núcleo urbano de San Ildefonso, lo interesante que es la visita a la Real Fábrica de Cristales y los muchos palacios y monumentos del pueblo que hacían las delicias de la corte borbona.

La Granja de San Ildefonso es un entorno natural y cultural de primer orden. Un viaje interesantísimo para compartir sus encantos y conocer cada uno de sus rincones al menos en un par de días. A un paso de Segovia, una Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad de gran belleza y sensualidad.

 

Imagen: La granja de San Ildefonso (madridteacher.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La sensualidad de La Granja de San Ildefonso"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo