Las aves, entre los animales más inteligentes

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Medio Ambiente

Las aves, entre los animales más inteligentes

Por Mi_Nueva_Edad, | 04 Abril, 2018

Durante mucho tiempo se ha pensado que las aves no son muy inteligentes, sin embargo es totalmente falso. En los últimos años se ha demostrado que lo son y algunas especies mucho, incluso al nivel de los primates. Se comunican y piensan con cierta complejidad, resuelven problemas matemáticos, son capaces de compartir, de amar y de pasar un duelo y sus relaciones sociales son complejas. La ciencia nos descubre nuevas maravillas de la naturaleza.

Los prejuicios sobre los alados

Quien no ha oído la expresión “tener cabeza de chorlito” alguna vez. Ésta se usa despectivamente para indicar que una persona no tiene mucha inteligencia y no es capaz de razonar normalmente.

Por otra parte hasta hace bien poco se pensaba que la capacidad cerebral de las aves era más bien escasa y que eran animales primitivos que se regían por un fuerte instinto. Pero estábamos engañados.

Evidentemente todas las especies de pájaros no son capaces de las mismas cosas. Hasta ahora casi todos sabíamos que los córvidos eran de los más inteligentes, capaces de resolver ciertos problemas como conseguir alimentos aplicando el Principio de Alquímedes o utilizar objetos como ramas, para conseguir alimento. Pero atentos a las sorpresas.

Sienten, se emocionan, piensan, aprenden

Es difícil calcular el nivel de inteligencia, incluso en humanos, porque hoy en día se sabe que no hay una única inteligencia, pues imaginaos lo complicado que resulta el cálculo en otras especies tan alejadas de nosotros como las aves. Pero vamos con algunos ejemplos.

En el sudeste asiático se practica una técnica de pesca, quizás bastante cruel o esclavista, con cormoranes atados con cuerdas. Pues bien, esta técnica demuestra que son capaces de contar hasta siete. Es decir, le dan hasta siete peces a los pescadores y ni uno más hasta que el pescador no le recompensa con el octavo. Piensa ahora a qué edad puede pasar de esta cifra un niño.

El caso de los loros es también paradigmático. Todo el mundo sabe de su capacidad para reproducir palabras humanas y sonidos del ambiente. También os habréis cansado de escuchar que es una mera imitación. Pues no. Hay algunas especies como el loro gris africano investigado por Irene Pepperberg que era capaz de expresarse por medio de las palabras aprendidas de manera razonada y con sentimiento. Al principio se rieron de ella y ahora nadie lo pone en duda. Hay vídeos que lo demuestran.

Volviendo a los córvidos, se sabe de ellos que reconocen las caras, que atacan a aquellos que han sido crueles con ellos en el pasado, que pueden compartir su alimento con humanos si estos antes han compartido alimento con ellos. Inclusive eligen un alimento específicamente apto para humanos u obsequian con objetos, los famosos con brillo, a aquellos que han sido amables con ellos. Practican con asiduidad ellos principios de compartir y reciprocidad. 

A las tan denostadas palomas les pasa algo parecido. Se sabe que son de los animales más inteligentes que existen, entre otras cosas porque también reconocen las caras y porque se adaptan perfectamente a la vida en torno al hombre, como ocurre con las ratas.

Hay pájaros en Japón que aprovechan el tráfico rodado para que abra nueces en un paso de cebra y comer el dulce fruto cuando se abre el tránsito para los humanos. Otros que manipulan y dan forma a ramas para conseguir alimento y esto sólo lo hacen los primates.

Tienen muchas habilidades comunes con los humanos como el simple aunque complejo hecho de jugar, la propia burla o el engaño. El más famoso es el del cuco pero no es el único.

Se besan para demostrar amor, advierten de peligros a los de su especie y a otros animales, se congregan, danzan y se lamentan cuando muere un familiar o un vecino y tardan mucho en volver al lugar. Algunas especies dejan de comer y entran en depresión cuando muere su pareja como es el caso de los cisnes, aunque de ninguna manera es el único caso.

Su memoria espacial está mucho más desarrollada que la nuestra y son capaces de enterrar miles de semillas, como en el caso del cascanueces, y después encontrarlas casi todas.

Se cree que las conexiones cerebrales relacionadas con lo social son muy similares a las de los humanos. Además tienen un fuerte sentido estético demostrable en los obsequios que se hacen entre ellos por medio de pétalos de colores o al conseguir trinos por parejas perfectamente coordinados y diferentes cada vez. ¡Si hasta son capaces de danzar con la música humana!

Tal vez deberíamos dejar de mirarnos tanto a nuestro humano ombligo y desechar esa idea tan primitiva que tenemos sobre la inteligencia que debe estar en mayor o menor medida en todos los seres vivos.

La naturaleza guarda muchos misterios que la ciencia nos va desvelando poco a poco. La inteligencia de las aves es uno de ellos. Sienten, aman, piensan, tienen relaciones sociales, razonan, juegan, comparten, se comunican, engañan...Tal vez en el fondo, nuestras vidas no se diferencian tanto.

 

Imagen: Loro (andrésherrero.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Las aves, entre los animales más inteligentes"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo