Niebla a orillas del río Tinto

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Niebla a orillas del río Tinto

Por Mi_Nueva_Edad, | 27 Abril, 2018

A tan solo unos kilómetros de Huelva se sitúa la histórica Niebla, un pueblo que recuerda constantemente que fue ciudad clave del suroeste peninsular, con un patrimonio cultural sobresaliente reflejado en sus imponentes murallas y que se presta a una escapada para conocer su excepcional legado histórico. Un lugar así teníamos que compartirlo.

Importancia histórica

Este enclave onubense es un fiel reflejo de sus miles de años de historia. En sus alrededores podemos prefigurar que ya en la Edad del Bronce estuvo habitada por humanos como bien indican sus restos neolíticos y sus necrópolis dolménicas de Soto y Hueca.

Más tarde estuvo habitada por los míticos tartesos, por fenicios, romanos, visigodos, y musulmanes hasta la reconquista cristiana. A partir del siglo XVII entró en decadencia y dejó de tener la relevancia histórica y cultural que siempre tuvo. Muchos de sus monumentos han desaparecido por ello y otros debido a los estragos que el famoso terremoto de Lisboa de 1755.

Esta zona ha supuesto siempre un punto importante de interés para todas las civilizaciones por su extraordinaria riqueza mineral, pues no hay que olvidar que se asienta a la ribera del río Tinto, cuyas aguas teñidas son famosas en el mundo.

Patrimonio cultural

De la etapa tartésica apenas queda nada. Un anillo de oro con lo que parece una diosa cuidando de un niño es su principal vestigio.

De la época romana podemos encontrar restos de la calzada que la unía con Itálica, los restos de las termas y de la basílica, un acueducto, algún paño de muralla y sobre todo su famoso puente romano, que aunque muy modificado, se asienta sobre cimentación romana aunque haya sido intervenido en otras fechas bajo dominación musulmana y posteriores fases, incluyendo la última tras la Guerra Civil.

Los visigodos, que también la hicieron sede episcopal, han dejado aquí su impronta en los restos de su catedral paleocristiana, una tabla ornamental y en la silla episcopal que aún se conserva dentro de la Iglesia de Santa María de la Granada.

Pero la imagen más característica de Niebla se debe a sus impresionantes murallas andalusíes, asentadas en gran parte en las anteriores romanas y estas a su vez en las tartésicas, que rodean todo el casco urbano. De hecho representa el conjunto amurallado de estas características más importante de toda España y uno de los más importantes de Europa.

Lo que actualmente podemos admirar es del siglo XIV, bajo dominación almorávide, y tiene una extensión de dos kilómetros con 48 torres cuadrangulares, 5 rectangulares, dos octogonales y cinco puertas. Verdaderamente un espectáculo recorrerlas.

Hay que destacar que Niebla ostentó la capitalidad del reino taifa que llevó su nombre y su máximo esplendor sucedió en esta época. De ahí que llegaran a construirse semejante sistema defensivo. Por ello nos gustaría reivindicar a este pequeño pueblo junto con las otras grandes ciudades amuralladas de España como Lugo o Ávila.

Dentro del declarado Conjunto Histórico-Artístico de Niebla también destaca el Castillo de los Guzmanes que se asienta sobre ancestrales fortificaciones como la romana y de la que se pueden observar materiales reutilizados y cuyo aspecto actual debemos a musulmanes y cristianos, aunque el edificio ha sido muy afectado por el citado terremoto y los estragos de las invasiones napoleónicas.

La Iglesia de Santa María de la Granada es su monumento religioso más importante. En ella encontramos elementos musulmanes, pues fue la mezquita mayor, con su minarete, arcadas y otros elementos y la reforma cristiana gótica-mudéjar. Está declarado Monumento Nacional.

También muy interesante es la Iglesia de San Martín. Se corresponde con otra mezquita, la menor, que más tarde se convertiría en sinagoga y su posterior reconversión en iglesia de estilo gótico-mudéjar. De obligada visita es la contigua Capilla del Señor de la Columna y su venerada imagen.

Estamos seguros de que os hemos convencido que una escapada a Niebla es una magnífica idea para planificar vuestras vacaciones. Un patrimonio cultural difícil de superar, un rincón de Huelva digno de ser conocido y compartido a orillas del hechizado río Tinto.

 

Imagen: Patio de Santa María de la Granada (igsierranevada.blogspot.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Niebla a orillas del río Tinto"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo