Mentiras sobre la cerveza

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Salud y Belleza

Mentiras sobre la cerveza

Por Mi_Nueva_Edad, | 18 Abril, 2018

¿Quieres conocer algo más sobre la cerveza? Hoy queremos compartir algunos datos sobre el jugo refrescante de cebada y te animamos a deshacerte de algunos de los falsos mitos que le hacen compañía en tertulias como que es más difícil su maridaje o que cuanto más fría mejor. Estas son las mentiras sobre la cerveza.

Ahora que parece que sí, que la primavera ha llegado por fin, la bebida más consumida en España pide paso con fuerza. La cerveza es la protagonista en nuestras charlas y comidas, con permiso del vino, sobre todo con la llegada del calor.

Pero como en entradas anteriores sobre los falsos mitos sobre el vino tinto o blanco, la cerveza también se nutre de algunas creencias infundadas y malentendidos.

Lo primero que debemos saber es que cada tipo de cerveza, y hay muchísimos, tiene unas características peculiares y un proceso de elaboración y fermentación distinto. De una forma algo reductiva, hemos dicho antes que es jugo de cebada, sin embargo no es siempre así, ya que hay algunas que se elaboran con otros tipos de cereales como el trigo y cada una de ellas tiene su proceso y su forma de servirla.

La cerveza engorda

Esta es una de las mentiras más extendidas. La cerveza tiene calorías pero ni mucho menos las que se le atribuyen. Una pinta de cerveza no tiene muchas más calorías que un zumo de frutas y aunque el alcohol engorda de por si, no se la puede culpar de nuestros michelines. De hecho, si el consumo es moderado, se la considera una fuente alimenticia con muchas sales minerales y vitamina B.

Incluso muchos estudios recomiendan una cerveza después de practicar ejercicio intenso para recuperas los minerales perdidos.

Cuanto más fresquita mejor

Es otro error que cometemos con asiduidad. La cerveza, de modo general requiere una temperatura de 4 a 6 grados. Esto si nos referimos a una rubia tipo larger, la más extendida en nuestro país. Sin embargo no todas requieren la misma temperatura y hay muchas otras que se suelen tomar a una temperatura más cálida. Esto lo saben muy bien en paises con una tradición cervecera más pronunciada.

En general, el frío excesivo hará perder parte de su aroma y matices y arruinará la experiencia. Así que olvídate de la copita congelada a no ser que de verdad no tenga la temperatura adecuada.

Artesanales

También hay una creencia extendida de que este tipo de cervezas cuyo auge en estos momentos es más que evidente, cuanto más envejecidas estén aumentaran sus cualidades. Esto es totalmente falso ya que en general la cerveza solo debe envejecerse, y depende del tipo, en el proceso de fermentación. Una vez que esté lista para el consumo hay que consumirla cuanto antes, pues tiene una fecha de caducidad muy cercana.

La luz y el calor

El calor solo afecta a la cerveza en el proceso de elaboración. Una vez embotellada el calor no es un factor determinante para su sabor.

No sucede lo mismo con la luz solar que si afecta al sabor haciéndola más amarga porque afecta al lúpulo. Este es el motivo por el que se emplean botellas de vidrio de color oscuro.

Por cierto que también es una creencia falsa que las de lata saben peor que las envasadas en vidrio, puesto que la lata protege mucho mejor de la luz solar.

Siempre servida

Siempre es mejor servirla para apreciar mejor sus matices y su sabor y depende del tipo será mejor un vaso, copa o jarra ancha, como en el caso de casi todas de las de cebada, o uno largo y estrecho para las de trigo.

Le sucede algo parecido que al vino que no se nos ocurriria tomarlo en un vaso estrecho.

Maridaje

Otra gran mentira es que la comida siempre marina mejor con vino puesto que ciertos pescados o mariscos lo hacen a la perfección con cerveza y atambién muchos platos más elaborados como nuestra paella que suele maridar muy bien con la cerveza.

Las oscuras, más fuertes

Esta es otra falsedad. Ya sea más tostada, roja, rubia o negra, nada tiene que ver su color con la graduación ya que esta solo tiene que ver con la fermentación.

Y ahora que ya sabes más cosas sobre este brebaje ancestral, empieza a mirarla y saborearla sin tantos prejuicios. Siempre es mejor conocer en profundidad lo que consumes para saborearlo mejor. Comparte buenos momentos con los tuyos en compañía de una buena cerveza y olvídate de las mentiras. Disfruta de todo su sabor plenamente y hazlo siempre con moderación.

 

Imagen: Cerveza (nursingclio.org)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Mentiras sobre la cerveza"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo