Entre lagos y palacios: Udaipur

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Entre lagos y palacios: Udaipur

Por Mi_Nueva_Edad, | 13 Abril, 2018

¿Tienes ganas de viajar y compartir la experiencia de la India? Hoy te proponemos la visita a Udaipur, cuando te decidas a dar el gran paso transformador que todo el mundo que la conoce afirma haber tenido. En la región del Rajastán se encuentra esta ciudad calificada como la más romántica del subcontinente, cargada hasta la médula de cultura hindú, impresionante arquitectura entre lagos y relativa tranquilidad.

La Venecia de Oriente

De nuevo nos encontramos con este sobrenombre eurocentrista para describir una ciudad fuera de nuestros límites. Resignémonos a él y entendamos por qué.

Aunque también se la conoce como la ciudad del sol, surgió a orillas del Lago Pichola y está resguardada por los montes Aravalli. Además de este lago principal también se encuentran muchos otros como el Udai Sagar, el Fateh Sagar o el Swarup Sagar.

Esta condición lacustre le proporciona su carácter a Udaipur, haciendo de los traslados de una isla a otra toda una experiencia relajante y hermosa como pocas en si además tenemos en cuenta que sus aguas están bastante limpias.

Aunque muchos monumentos están vetados porque en ellos se alojan hoteles de lujo, como es el caso del Lake Palace en la isla Jagniwas, del siglo XVIII, construido como residencia veraniega para el príncipe Jag Singh y en mármol blanco absolutamente deslumbrante o parte del gran palacio de la ciudad, merece la pena dar largos paseos en barco para quedarse admirado con la arquitectura.

Romanticismo, luz y color

Udaipur es una ciudad famosa por muchas cosas. En primer lugar, aunque no está exenta de los tópicos de la India en cuanto a drásticos contrastes entre el lujo y la pobreza y el trasiego de motos, vacas, religiosos y comerciantes, todo el mundo coincide en que es de los lugares más tranquilos del país.

Su arquitectura está diseñada sin grandes estridencias en cuanto a tamaño, con infinidad de callejuelas agradables y en las que perderse, mercados y bazares llenos de artesanías cercanas a la categoría de arte y gentes agradables que te regalarán una sonrisa en cada momento.

Todo el ambiente de Udaipur, con sus palacios y templos, sus reflejos en las aguas de los lagos, la visión de los Montes Aravalli y los bellos atardeceres y amaneceres confieren a la ciudad el título de las más románticas del mundo que ha sabido cautivar a los viajeros durante siglos.

Lugares de máximo interés

Cuenta con un casco histórico excepcional, así que es difícil destacar todo lo que se lo merece. No en vano ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad.

Su arquitectura, principalmente de estilo raiput y mogul, sus museos como el que se sitúa en el Palacio de la Ciudad y que no te puedes perder para ver sus vidrieras, sus mosaicos y demás tesoros alucinantes, tranportan al visitante a épocas pretéritas y a cuentos legendarios de marajás, principes y princesas. Pura magia.

El monumento más destacado es el ya citado Palacio de la Ciudad. En realidad es un complejo enorme de palacios construidos durante 400 años desde mediados del siglo XVI por la dinastía sisodya. Es sin duda el edificio más grande y suntuoso y tanto su visita como las vistas increíbles desde el mismo son una experiencia casi de otro mundo.

Tampoco debes perder la oportunidad de hacer el crucero que te lleva a la Isla de Jagmandir y su precioso palacio vigilado por sus elefantes de piedra o la asombrosa experiencia de las danzas tradicionales y marionetas en la Bagore Ki Haveli.

Y no te puedes ir de la zona sin visitar Ranakpur, a tan solo 100 kilómetros al norte de Udaipur. Un complejo de templos jainistas en donde destaca el famoso y deslumbrante templo de Adinatha, el más grande de la India y una de las principales perlas de la arquitectura mundial. Un verdadero regalo para los sentidos que será capaz de dejarte sin palabras durante horas.

Los mejores meses para viajar son de octubre a marzo ya que de abril a mayo es cuando más calor hace y hasta septiembre las lluvias del monzón son las protagonistas.

Udaipur es una extraordinaria experiencia para compartir y conocer toda la esencia de la cultura de la India sin grandes sobresaltos. Un viaje cargado de romanticismo y belleza que se te grabará en tu memoria para siempre.

 

Imagen: Udaipur y el Palacio de la Ciudad (flickr.com John Roberts)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Entre lagos y palacios: Udaipur"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo