Huelga feminista, para dejar de perder

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

Huelga feminista, para dejar de perder

Por Mi_Nueva_Edad, | 07 Marzo, 2018

Mi Nueva Edad está en una semana guerrera. Si ayer hablábamos de la ridícula subida de las pensiones, hoy tenemos que hablar de la huelga feminista mundial que acaecerá mañana 8 de marzo. Esta será una entrada para compartir datos que ayuden a entender el por qué de esta justa convocatoria y como afecta a las mujeres en general, a las mayores de 50 y a las jubiladas, porque en resumidas cuentas, la mujer siempre pierde.

Todas las razones

La situación de la mujer ha cambiado mucho en el último siglo y pico. Este hecho es innegable. También lo es que no es igual la situación de la mujer en cualquier punto del mundo. Sin embargo, no hay casi ningún lugar del globo en donde su situación sea de igualdad plena. Algunos ejemplos como Islandia u otros países escandinavos son los que se presentan como modelos a seguir. Su secreto es sin duda la educación. Ante todo, la mejor arma para cambiar las cosas.

La educación es capaz de cambiar las mentalidades. Pero el problema no puede materializarse si los legisladores, los políticos, no ponen toda su voluntad en ese cambio fundamental. La sociedad incapaz de interiorizar la igualdad entre las personas, en este caso entre los sexos, se ve retroalimentada por unos políticos que tampoco llegan a interiorizarla más allá de palabras vacuas. Si no se cree profundamente en algo, es imposible modificarlo.

Con el feminismo tenemos un serio problema de comprensión. En su definición defiende la igualdad de oportunidades y derechos de ambos sexos y sin embargo, gran parte de los ciudadanos se empeñan en estigmatizar a las feministas, confundiendo hembrismo (equivalente al machismo pero a la inversa) con feminismo. Dejemos ya, por favor, esta estúpida confusión en el pasado.

Muchos y muchas, por desgracia, no ven la utilidad de esta convocatoria de huelga. Creen que no servirá para nada en el mejor de los casos. Otros, y otras, por desgracia, se atreven a decir que no existen motivos porque hace tiempo que las mujeres conquistaron esa igualdad y que los casos en los que esto no ocurre son puntuales.

Pues no, esto último es totalmente falso en todos los aspectos. Hablemos de España.

Desde el 2003 casi 1000 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas por el simple hecho de serlo, de ser consideradas inferiores (está claro quienes son los que tienen el complejo de inferioridad) o posesiones. Aquí no se incluyen los datos de maltrato físico y psicológico, de violaciones y abusos sexuales (9.000 desde el 2002) que sufren miles de mujeres sin resultado de muerte.

Tampoco está de más recordar la trata de blancas y la explotación sexual. Hay que salir a la calle a recordarlo.

Los datos del paro hablan por si mismos. Un 18% de las mujeres se encuentran en situación de desempleo por un 15% de los hombres. La discriminación es evidente y en muchos caso se debe a su condición de madres, por no poder conciliarla con su vida laboral. La solución son los permisos igualitarios entre padres y madres por ley. Como no hay voluntad política para hecerlo, habrá que recordarlo en la calle.

La temporalidad laboral corresponde en un 75% a las mujeres. Se ven obligadas a compaginar trabajos precarios con el cuidado de niños y mayores. Esos son los motivos y no creo que sea necesario ni comentarlos, solo gritarlos en la calle y evidenciar como afecta el paro de mañana en nuestra economía.

Mientras que los hombres cobran de media 25.993 euros al año, las mujeres obtienen 20.052 euros, un 13% menos por cada hora de trabajo. Además las mujeres están empleadas en las ocupaciones peor pagadas. Por eso las mujeres paran de trabajar, para hacer notar a los empresarios que no tienen que ser discriminadas en el sueldo.

Tan solo el 36,1% de los jubilados remunerados con prestación son mujeres y su prestación media es de 768 euros al mes frente a 1.220 euros que cobran los hombres. Las jubiladas tienen demasiados motivos para salir a la calle el 8 de marzo.

Las mujeres, además de trabajar en sus empleos, dedican el doble de horas que los hombres al trabajo no remunerado de cuidados de hijos, maridos y personas dependientes y mantenimiento del hogar. De media dedican 27 horas frente a las 14 de los hombres. Mañana que cuiden ellos.

El “techo de cristal” es más que una evidencia en todos los campos. En ningún ámbito la paridad en los altos cargos de empresas, partidos políticos e instituciones se produce aún siendo ellas el 51% de la población. Las mujeres reclaman su derecho a los ámbitos de poder y si hay alguno que no lo ve así, es por miedo a que lo hagan mejor.

Una huelga de consumismo

El paro también está pensado para evidenciar que el capitalismo salvaje también perjudica a las mujeres en todo el mundo.

Los trabajos ocupados por las mujeres a nivel global están más expuestos a toxicidad, a explotación laboral y a violencia ejercida por defender sus derechos.

Los casos de enfermedades y afecciones relacionados con el puesto de trabajo son muy superiores a los de los hombres. Esto es un dato contrastado y que muchas veces se nos olvida, así como que las mujeres de manera global tienen unos índices de pobreza superiores a los de los hombres si tenemos en cuenta los cientos de miles de ellas que se encargan en solitario de la crianza de los hijos o no pueden disponer de independencia económica.

Un claro ejemplo son los datos sobre muertes en catástrofes naturales. En 1991 el 90% de las muertes en Bangladesh tras el paso del ciclón fueron mujeres porque se encontraban dentro del hogar y salvaron a sus hijos y mayores en primer lugar. Y como este caso se pueden contar miles.

Por eso se convoca esta huelga en este sentido y se invita a no consumir. Para denunciar y evidenciar que nuestro sistema económico a quien más perjudica es a las mujeres.

Es innegable que la huelga feminista está más que justificada. Compartimos este mundo entre hombres y mujeres y la mejor porción de la tarta corresponde a los hombres. Mujeres jóvenes, mujeres mayores de 50, jubiladas. Mañana es el día para demostrar al mundo que sin vosotras el mundo se para. ¡Y basta ya de perder!

 

Imagen: Manifestación del 8 de marzo (www.cuartopoder.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Huelga feminista, para dejar de perder"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo