¿Con qué cosas te llenas, Natalia?

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

¿Con qué cosas te llenas, Natalia?

Por Mi_Nueva_Edad, | 14 Febrero, 2018

Hemos conocido a Natalia, una madrileña “gata” del barrio de Usera. Ella nos habla de relaciones de pareja, de soledad, de compartir emociones, de conectar con uno mismo y de autoafirmación de uno mismo en base a objetivos personales. Hay personas de las que se aprende mucho y ella, es una de ellas.

“Estar sola no significa necesariamente sentirse sola”

Natalia está a punto de jubilarse. Con 63 años y toda una vida dedicándose a la docencia infantil, se sacó la carrera de psicología hace quince años, a los siete de divorciarse.

“Si, mi marido no era un maltratador evidente. No me pegaba, a veces incluso era cariñoso, sobre todo cuando quería disuadirme de que hiciera algo como estudiar psicología incluso dudando de mis capacidades (risas). No podía entender que yo quisiera echar mano otra vez de los libros si además no pensaba dedicarme a ello profesionalmente. Me hizo sentirme sola en muchos momentos de mi vida. Toda la culpa no la tuvo él, yo puse de mi parte y todo se convirtió en una relación viciada y tóxica. Aunque nos queríamos estuvimos aguantando una relación que no nos hacía felices por el miedo a quedarnos solos y por cumplir con el mandato divino de tener hijos. Pero los hijos no llegaban. A mi me costó asumirlo, pero finalmente lo hice porque siempre me ha llenado mucho estar en contacto con niños en mi trabajo. Así que después de años, tomé la decisión del divorcio”.

Nos cuenta que después ha tenido un par de relaciones más o menos serias. Ninguna de ellas ha sido especialmente traumática para ella porque aprendió hace tiempo una lección muy importante:

“Si consigues expresar tus emociones sin las dependencias típicas del amor ese romántico que nos venden a todas horas, segura de una misma en ese sentido y en el de la realización personal, buscando y deseando aquello que te haga feliz como persona, nunca vas a sentir la soledad como aquello que te oprime el pecho, sino como el lugar en el que refugiar tus pensamientos y construir las metas que deseas. Por eso cuando sentí que algo no funcionaba en esas relaciones, cuando comparaba esas relaciones con otros momentos en los que no estaba en pareja y me recordaba más en sintonía con mi mundo, decidí terminarlas. Por cierto que sigo siendo amiga de ellos”.

“La psicología me ha dado muchas herramientas para enfrentarse mejor con mi vida y con los problemas de algunos de mis alumnos, pero no solo eso sino también hacer frente a sus propias vivencias, comprenderlas y aprender en cada momento de lo que te da cada momento. Mira, yo no soy una mujer que a todas horas va con una sonrisa en la cara, yo no me siento pletórica de felicidad siempre, ¡sería agotador! (risas), pero si siento que marcarme pequeños objetivos y tomar decisiones sin miedo, aunque me equivoque muchas veces (risas), llena mi soledad de cosas pequeñas pero maravillosas”.

A la pregunta de si ha desterrado el amor de su vida ella nos responde otra vez con su risa, podemos jurar que muy contagiosa:

“Para nada. Yo no quiero renunciar a muchas cosas. Mira ahora estoy pensando que cuando me jubile me quiero marchar un mes al año a algún campamento saharaui a trabajar con mis niños. Yo voy una vez por semana a una ONG que trabaja enseñando a leer y escribir a niños emigrantes en Usera. Cuando me jubile se me va a quedar corto el contacto con ellos, así que necesitaré más. Pero a lo que íbamos (risas otra vez), yo no estoy dolida ni con el amor ni con el concepto de pareja en general y me siento atraída por muchos hombres todavía. ¡Pero si que sepamos solo tenemos una vida! ¡Pues a vivirla! Pero ya hace mucho que no siento que esa sea un prioridad y eso te quita mucho estrés, te libera y te llena de todas aquellas cosas a las que cuando era muy joven no le daba importancia porque esperaba a mi príncipe azul. Esos solo están en los cuentos. Y te puedo asegurar que me siento más atractiva sin el ansia de encontrar pareja. Cuando sea más mayor me iré a vivir con alguna amiga si no estoy con nadie, que ya lo tenemos hablado, o buscaré algún cohousing donde no tenga que depender de casi nadie”.

Ahí es nada Natalia. Una mujer que ha aprendido a vivir con las cosas que le hacen feliz, buscando sus objetivos personales, conectando y compartiendo cosas con los demás sin necesidad de enfocarse en una relación de pareja. La soledad siempre proviene de un interior vacío. Solo hay que llenarlo. ¿Con qué cosas te gustaría?

 

Imagen: Niños jugando (lacosechadealmas.blogspot.com.es)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "¿Con qué cosas te llenas, Natalia?"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo