La Puebla de Guadalupe: escapada única

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

La Puebla de Guadalupe: escapada única

Por Mi_Nueva_Edad, | 26 Enero, 2018

Nuestra escapada de hoy nos lleva de nuevo a Cáceres, concretamente a las tierras serranas de Villuercas. Si, nos encontramos en Guadalupe, un pueblo histórico con un gran patrimonio cultural y artístico y símbolo religioso para los hispanohablantes. Un hermoso lugar en donde compartir unos días deliciosos e intercambiar buenas impresiones y buenos platos con amigos.

La leyenda

A finales del siglo XIII o principios del XIV, un pastor halló una talla de la Virgen en las inmediaciones del río Guadalupe, una talla que había pasado infinidad de vicisitudes desde que supuestamente fuera tallada por el mismísimo San Lucas.

En el lugar se construyó una ermita y posteriormente, tras convertirse en el foco de peregrinación más importante de la península tras Santiago de Compostela, se erigió el que hoy en día es uno de los monumentos más importantes de España, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993: el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe.

La adorada imagen traspasó fronteras convirtiéndose en imagen de devoción en la América hispana. No hay que olvidar este vínculo de La Puebla de Guadalupe con América puesto que los Reyes Católicos adjudicaron desde aquí a Colón las tres carabelas con las que llegaría al “nuevo continente”.

La Puebla de Guadalupe

Además de ser un centro religioso importante a lo largo de la historia, Guadalupe es un Conjunto Histórico-Artístico de singular y extraordinarios atractivos.

El más destacado, como no podía ser de otra manera es su monasterio, un enorme complejo arquitectónico casi con aspecto de fortaleza que acoge una maravilla tras otra desde el gótico y mudéjar, al renacimiento y barroco, y por el que se accede por unas impresionantes puertas de bronce.

La Iglesia de Nuestra Señora, obra gótica del siglo XIV con decoración barroca, excelso retablo de Juan Gómez de Mora, el arquitecto de la Plaza Mayor de Madrid, y pinturas de Vicente Carducho y Eugenio Caxés, el Camarín de la Virgen (siglo XVIII) con pinturas de Luca Giordano y la Sacristía y Capilla de San Jerónimo con una de las series pictóricas más importantes del barroco español obra del gran Francisco de Zurbarán, son los lugares más sagrados del recinto.

Pero no menos impresionantes son sus dos claustros, uno gótico y otro mudéjar con su famoso templete decorado con azulejos de Manises o su magnífica sala capitular.

Mención aparte merecen su museos con obras de artistas tan importantes como Juan de Flandes, Pedro de Mena, el Greco, Zurbarán o Goya además de su sección de bordados o de libros miniados.

Pero además el pueblo se caracteriza por sus calles empedradas y recoletas, sus plazas de la que destaca la de Santa María con la Fuente de los Tres Caños y en donde se bautizó a los primeros nativos americanos traídos a España y la Calle Mayor con sus casas tradicionales con soportales y balcones de madera decorados con flores al igual que su bonita judería con casas que van del siglo XIV al XVI.

Tampoco pases de largo de su Colegio de los Infantes o de Gramática, un antiguo y prestigioso centro de enseñanza de estilo mudéjar y actual Parador Nacional, su amplia red de hospitales antiguos y hospederías o la Iglesia de la Trinidad (siglo XVIII) obra de Churriguera.

Excursiones y a reponer fuerzas

Cerca del pueblo tienes muchas pero que muchas cosas que ver, desde la propia sierra a la Granja de Mirabel (siglo XIV) donde reposaban lo Reyes Católicos, la Granja de Valdefuentes o la Ermita del Humilladero, una pequeña joya mudéjar.

Y al volver a Guadalupe, una buena caldereta de cordero, su ajoblanco, su pollo “a lo Pedro”, unas buenas migas o un delicioso surtido de ibéricos te esperan con un buen vino D.O. Ribera del Guadiana. Todo clásicos extremeños en la mesa.

Convence a unos amigos y anímales a compartir unos días de escapada a Guadalupe de Cáceres. No te costará mucho, pues su atractivo cultural y su buen comer se vende por sí solo.

 

Imagen: Claustro mudéjar del Monasterio de Guadalupe (www.lascosasqueyoveo.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La Puebla de Guadalupe: escapada única"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo