Un viaje realmente especial a Bután

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Un viaje realmente especial a Bután

Por Mi_Nueva_Edad, | 15 Septiembre, 2017

El viaje que propone hoy Mi Nueva Edad es sin duda exótico. Conocerlo no es una tarea fácil sin embargo, seguro que merece y mucho la pena. Hablamos de Bután, un territorio dominado por la naturaleza y la cultura budista. En el corazón del Himalaya: el país que mide la felicidad de sus habitantes.

Aislado hasta hace bien poco

Lo de que es un destino exótico quizás se queda corto. Bután, con capital en Timbu, hasta los años 70 del pasado siglo era un reino casi incomunicado, carente de democracia tal y como la entendemos, con unos sistemas de comunicación deficientes y en donde hasta 1.999 no existía ni la televisión.

Las cosas han cambiado notablemente en los últimos años. Llegaron las primeras elecciones, internet, se ha invertido en comunicaciones y su economía se ha diversificado. A pesar de todo, sigue siendo uno de los países más particulares del mundo.

Es una monarquía parlamentaria (su rey tiene el título de “Rey del Dragón”), regido por la cultura y espiritualidad budista y que no mide su Producto Interior Bruto sino su Felicidad Interior Bruta.

Este curioso barómetro trata de, según la filosofía basada en el budismo, de evaluar el grado de satisfacción de sus habitantes en relación a otros parámetros alejados de los que tenemos en occidente.

El respeto por el medio ambiente es muy importante para sus habitantes, está prohibido fumar (salvo para turistas), las bolsas de plástico o mantener animales encerrados en jaulas, por poner algunos ejemplos llamativos.

El brillo de su naturaleza

Bután esta dominado por el Himalaya. Con frontera al norte con China y al sur con India, cuenta con una de las riquezas ecológicas más ricas y variadas de La Tierra (6216 especies registradas).

En el norte las altas cumbres de la gran cordillera del Himalaya llegan a superar los 7.000 metros de altura. Aquí el clima es de montaña y más frío con escasas precipitaciones, mientras que en el sur el clima y la naturaleza está marcado por un ambiente subtropical.

Este relieve abrupto, de grandes cimas y profundas gargantas, hacen que una impactante variedad de especies de animales y de vegetales vivan dentro del país.

Un 60% de su superficie está protegido y más de un 70% cubierto por bosques. Ni que decir tiene que son innumerables sus ríos, lagos y torrentes alimentados por el deshielo y el monzón.

Animales como el panda rojo o el leopardo de las nieves, orquídeas, la amapola azul del Himalaya (su flor nacional) o el cuervo son algunas de sus especies emblemáticas.

Patrimonio cultural

Las construcciones tradicionales de Bután se caracterizan por edificios blancos sin organización previa, recubiertos de madera pintada de color rojizo, con puertas y ventanas decoradas con motivos florales, animales o religiosos y decoración con una banda en cobre que recuerdan a construcciones tibetanas de las que proviene su tradición.

Hay dos tipos de construcciones tradicionales: los Lhakhang de una sola planta, patio cerrado y santuario y otra tipología que corresponde a la de una fortaleza y son llamados Dzong y que albergan también monasterios. El más conocido es el de Taktshang literalmente encaramado en un precipicio y de una belleza apabullante.

Por último queremos señalar que viajar a Bután requiere de visado especial, ya que las regulación del turismo es muy estricta para evitar desequilibrios medioambientales y por tanto exige un desembolso de dinero importante.

Además, no podrás ir por tu cuenta pues la visita debe estar previamente organizada y solo hay una compañía aérea que nos lleve a Butan. Quizás te parezca todo exagerado, pero realmente se toman muy en serio el respeto por la naturaleza y abominan del turismo de masas. A ver cuanto pueden aguantar así en un mundo tan globalizado.

Mi Nueva Edad quiere al menos despertar la curiosidad en Bután, este país del tamaño de Suiza que ama la naturaleza y sus raíces culturales budistas. Viaja y conoce el país del Himalaya.

 

Imagen: Taktshang (www.wondermondo.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Un viaje realmente especial a Bután"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo