Zamora: la capital del románico

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Zamora: la capital del románico

Por Mi_Nueva_Edad, | 04 Agosto, 2017

Haciendo las maletas hoy en Mi Nueva Edad para nuestro siguiente viaje a la pequeña e inmensa Zamora, una gran desconocida para muchos y que sin embargo, invitamos a conocer fervientemente. Un lugar de encuentro con el sosiego castellano, con el buen comer y con un patrimonio cultural muy rico. Vamos a compartir Zamora.

Reflejada en el gran Duero

Siendo una de las capitales de provincia más pequeñas de España, siendo casi un pueblo, Zamora sorprende a cada paso. El Duero la acaricia desde época romana, sus profundas y caudalosas aguas lamen sus muros suavemente. Parece que toda ella cabe en este desproporcionado espejo.

Y es que Zamora enamora a quien la conoce. Ciudad apacible, señorial y medieval, evocadora y prestada para siempre en la cabeza de quien la disfruta.

Patrimonio cultural de de valor incalculable

Si Florencia es la ciudad del renacimiento, bien podría considerarse a Zamora como la ciudad del románico. De hecho es el lugar de Europa que acoge el mayor número de monumentos de este estilo medieval y de los mejores conservados del viejo continente.

A esto ayuda que fuera uno de los primeros lugares reconquistados por los cristianos a los musulmanes.

La primera parada y la más insigne es sin duda su espléndida catedral del siglo XII. Aunque sencilla en las formas, contiene varios elementos que marcarán para siempre y de forma célebre la imagen que de Zamora tenemos.

Nos referimos a su afamada cúpula que al exterior presenta una cubierta escamada que ha servido de modelo a otras muchas en la vieja Castilla. La escasa pero bella torre o su museo catedralicio con su colección de tapices franco-flamencos, son solo algunos de sus otros tesoros.

Hasta diez son las iglesias románicas que se pueden admirar en el caso antiguo de la ciudad, aunque algunas de ellas han sido remodeladas en algún tiempo posterior. Representan todo un extraordinario museo al aire libre sobre el estilo. No te quedes solo en el exterior, puesto que los interiores son dignos de admiración y las distancias cortas como para que no te detengas en cada una de ellas.

Destacan las de san Pedro y San Ildefonso, la de la Magdalena, la de San Claudio Olivares, la de san Isidro o la de Santa Lucía que actualmente se utiliza como almacén del Museo Provincial, que también puedes visitar.

Además, en las afueras puedes encontrar un gran número de iglesias también románicas que completarán este patrimonio arquitectónico, escultórico y pictórico y otras más dentro de la ciudad de estilos posteriores.

Por si fuera poco, su arquitectura civil no se queda corta. Destaca el Castillo (siglo X-XVII), grandes paños de su muralla, el Palacio de Doña Urraca de Zamora, el Ayuntamiento Viejo del siglo XV, el bello Puente Nuevo o de Piedra sobre el Duero, la Alhóndiga del Pan, el Palacio del Cordón, el Antiguo Hospital de la Encarnación, la casa de Arias Gonzalo o el más conocido de todos sus palacios, el de los Momos de estilo gótico final.

Y nos dejamos en el camino muchos más monumentos significativos de la ciudad.

Además, Zamora cuenta con muchos otros edificios modernistas que sorprenderán por su cantidad y calidad. Nadie los espera en medio de la meseta castellana.

Y si de comer se trata aquí el buen queso zamorano, su exquisita ternera, el arroz a la zamorana, sus garbanzos con denominación y tantos otros manjares se aliñan con excelentes caldos de la provincia.

Nos hemos entusiasmado con el viaje a Zamora. Compartir y disfrutar la ciudad, los paseos a la orilla del Duero, su patrimonio cultural por conocer y admirar, sobre todo el románico su tranquilidad...una grata sorpresa. Mi Nueva Edad te lo asegura.

 

Imagen: Cúpula de la Catedral de Zamora (commons.wikipedia.org)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Zamora: la capital del románico"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo