El disco del mes: Genesis

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Cultura y Ocio

El disco del mes: Genesis

Por Jose Carlos Rodrigo Breto, | 19 Julio, 2017

En el principio del éxito como grupo de masas

El pasado viernes 30 de junio fue un día muy especial para los amantes de la banda de rock sinfónico Genesis. En Madrid, dentro del festival de Las Noches del Jardín Botánico, el que fuera guitarrista del grupo, Steve Hackett, regaló un asombroso concierto en donde interpretó magistralmente algunos de los temas más clásicos del grupo. Mientras, en Hyde Park, Londres, y al mismo tiempo, Phill Collins, alma de la banda desde que la abandonara Peter Gabriel allá por 1975, daba uno de los contadísimos shows de su gira de retorno Not Dead Yet, Era su vuelta a las tablas tras haber permanecido alejado de los escenarios casi cinco años, aquejado de diversos problemas de salud. En el parque londinense contó, además, con la presencia como teloneros de Mike and The Mechanics, la formación de otro guitarrista de Genesis, Mike Rutherford.

Esta serie de coincidencias hacen necesaria una reivindicación de una de las bandas de mayor éxito comercial dentro de esa difícil etiqueta que se denomina como rock sinfónico. Y el álbum Genesis, duodécimo trabajo del grupo, refleja muy bien la fusión entre el concepto progresivo y las fórmulas del rock y del pop, esas que Phill Collins ha estandarizado como nadie.

Es este disco uno de los mejores de la historia de Genesis como trío. En él ya no participa el mencionado Seteve Hackett, que había abandonado el grupo bastantes años atrás, pero las composiciones de Collins, Rutherford y el teclista, Tony Banks, son, en palabras de ellos mismos, parte de la mejor música que hayan grabado en su vida. El disco representa el éxito absoluto de Genesis en el mercado, con canciones de gran complejidad técnica y composiciones innovadoras que, además, fueron capaces de conquistar las radio-fórmulas. Temas como That´s All, se programaron sin descanso en las emisoras de medio mundo, repitiendo un sonido que pronto se iba a convertir en una marca distintiva (y que había comenzado a apuntarse con el disco anterior, Abacab, para desencadenarse por completo en el trabajo posterior, Invisible Touch).

Pero el disco alcanza mucho más allá de ser meramente un pelotazo comercial y presenta una serie de aspectos que lo convierten en una obra maestra. En primer lugar, la tacada de canciones más inspirada del grupo, que alinea nueve temas de un talento desbordante. Después, está el asunto de las baterías. Phill Collins, cantante y showman, siempre ha sido, por encima de todo, uno de los baterías más grandes del mundo del rock. Y eso lo demuestra en las composiciones rítmicas del disco, sin olvidar las cajas de ritmos y las programaciones innovadoras en Silver Rainbow o en It´s Gonna Get Better —aunque la más significativa, la que introduce la canción Mama, fue ideada por Mike Rutherford, lo que habla de la enorme versatilidad de los músicos del trío—.

Por si esto fuera poco, Home by the Sea, seguida del instrumental Second Home by the Sea, quizás sean de lo mejor que Genesis haya construido durante su época más pop-rock, por denominarla de alguna manera. El instrumental, con nominación al Grammy incluida, se sostiene con una batería electrónica demoledora y un fondo de sintetizadores que crean un épico ambiente claustrofóbico.

Genesis, por tanto, es un disco que abarca muchos estilos: desde el instrumental hasta la balada rock, pasando por el progresivo con toques de industrial, el art-rock y el pop más sencillo. Todo ello hace de este trabajo uno de los más divertidos, pegadizos, confortables y reconocibles de la banda, y es una perfecta oportunidad para reencontrarse con un sonido propio que ha marcado una época en la música de los años ochenta y parte de los noventa.

 

Fotografía: José Carlos Rodrigo Breto

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "El disco del mes: Genesis"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo