Una mujer y un hombre, ¿pueden ser amigos?

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

Una mujer y un hombre, ¿pueden ser amigos?

Por Mi_Nueva_Edad, | 22 Mayo, 2017

La amistad es una de las posibilidades de relación, por qué no sentimental, más puras. Surgen entre dos personas o más, se habilita espontáneamente en nuestro cerebro la capacidad de compartir lo material, los sentimientos y practicar la empatía. En Mi Nueva Edad preguntamos: ¿es posible una verdadera amistad entre un hombre y una mujer? Parece que nuestra sociedad patriarcal no lo permite.

¿De verdad un hombre y una mujer heterosexuales no pueden ser amigos?

Según un estudio reciente realizado en una universidad estadounidense, es muy difícil que entre un hombre y una mujer pueda surgir una fuerte y verdadera amistad.

El estudio realizado entre parejas mixtas, llega a la conclusión de que esto no suele pasar y la causa principal es el hombre. En muchos de los casos la tensión sexual, sobre todo por parte del hombre, impide ver a la mujer como una confidente amiga.

El análisis se realizó entre estudiantes universitarios y he ahí, a nuestro juicio, uno de los puntos flacos del estudio, puesto que en una sociedad hipersexualizada y más a esas edades, es complicado no ver al sexo opuesto, en el caso de los heterosexuales, en primera instancia como posible pareja sexual.

No deja de ser curioso que sean las mujeres, una vez más, las que si son capaces de mirar al hombre como un posible o como un amigo.

Probablemente el resultado habría sido distinto si los objetos de estudio fueran personas de más rango de edad, cuando realmente se ha madurado y cuando la vida ha abierto un surco que permite no sexualizar todo y ver las cosas de manera más objetiva, de valorar la amistad por encima de la posibilidad de la pareja, tanto si se tiene como si no.

La sociedad patriarcal y el machismo imperante

No hay ninguna duda, de que las sociedades patriarcales han hecho mucho daño a las relaciones en el mundo.

Cuando hablamos de ellas no nos referimos sólo a las relaciones de pareja, sino también a las familiares en donde cada miembro de la familia tiene su rol definido; el padre protector, proveedor y fuerte. La madre cariñosa, que da amparo, que cuida. El hijo con su traje azul y sus juguetes de guerra. La hija con sus muñecas y su sensibilidad.

El feminismo se encuentra en un momento en el que la mayoría de las personas se posiciona como feminista o acérrimamente en contra, como si eso fuera posible.

Muchos y por desgracia muchas, confunden feminismo con una suerte de machismo pero a la inversa.

Feminismo significa valorizar al género femenino como realmente se merece, en igualdad de oportunidades. Reivindicando sus derechos a ser vistas como personas y no como simples objetos del deseo o como madres.

Por eso quizás ellas valoran muchas otras cosas como la amistad por encima del deseo sexual cuando no es realmente irrefrenable.

Pero feminismo no es sólo reivindicación, feminismo es capacidad de expresar los sentimientos, es no tener miedo a mostrarse tal y como uno o una se siente, es cuidar, es disfrutar y poner empeño en los detalles, es empatía.

Es un error considerar que las y los feministas (que por suerte cada vez son más) portan un hacha de guerra. No, portan el hacha de la verdad, de la razón y de la justicia. Esos valores que defiende el feminismo casan perfectamente con los valores sobre los que se apoya la amistad, la verdadera amistad. ¿No creeis que debe ser por esa razón por la que para una mujer es más fácil mantener una relación de cariño con un amigo masculino y heterosexual?

Culturalmente tanto el hombre como la mujer son víctimas del machismo. La imposición de roles coacciona a los dos géneros por igual y en sentidos distintos, lo que imposibilita encuentros sinceros basados en la amistad.

El hombre tiene grabado en su memoria que ante una mujer lo que debe hacer es conquistarla. La mujer en cambio no tiene predeterminado esa función, así que se relaja y deja las cosas fluir. Si surge la atracción sexual bienvenida sea si no, es capaz de considerar al hombre como un semejante, un igual, un confidente y alguien sobre el que llorar o con el que reír sin necesidad de ir a la cama.

¡Cuánto tiene que cambiar aún las cosas en nuestra sociedad y cuánto tiene que aprender los hombres de las mujeres!

Ya hablaremos del ámbito de la homesexualidad. Ahí hay mucho camino recorrido. Ellos y ellas llevan ventaja.

Desde Mi Nueva Edad queremos apostar por la relación de amistad entre el hombre y la mujer. Queremos invitar a compartir las gratificantes y reconfortantes sensaciones que provoca una buena amiga o un buen amigo. Acabemos con los prejuicios de la sociedad patriarcal. Feminizemonos.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Una mujer y un hombre, ¿pueden ser amigos?"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo