Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Ciencia

El plástico que enfriará nuestras casas

Por Mi_Nueva_Edad, | 20 Marzo, 2017

Como nos preocupa el medio ambiente y nos interesa la ciencia y la tecnología, en Mi Nueva Edad queremos compartir un nuevo avance que podría disminuir drásticamente las emisiones de carbono a la atmósfera y que podría sustituir a los devoradores de energía y altamente contaminantes aparatos de aire acondicionado. Se trata de una película plástica disipadora de energía termosolar.

Adiós al ventilador y al aire acondicionado

Efectivamente, se trata de una película de plástico translúcida que se adapta perfectamente a muchas superficies aún siendo curvas.

La investigación y desarrollo de este material plástico ha sido llevada a cabo en la Universidad de Wyoming y en la de Colorado en Estados Unidos encabezada, entre otros, por el ingeniero electrónico Yao Zhai y publicada en la prestigiosa revista Science el pasado mes de febrero.

Sin consumo de energía.

Se trata de una forma pasiva de enfriamiento, libre de consumo energético si obviamos el de su producción, mediante la transformación o la extracción del calor de las superficies sobre las que se adhiere para expulsarlo en forma de radiación infrarroja.

La película plástica esta formada por polímeros (macromoléculas que forman largas cadenas) transparentes con microesferas de vidrio distribuidas de manera azarosa.

El material se combina con un revestimiento de plata a nanoescala y al ser translúcido puede colocarse en ventanas, tragaluces y claraboyas permitiendo así la entrada de la luz solar.

Potencia enfriadora

Se ha calculado que este material puede llegar a reflejar hasta un 96% de las radiaciones solares y devolverlas a la atmósfera en forma de radiación infrarroja nada dañina para el medio ambiente.

Nada más y nada menos que fueron capaces de producir una potencia de refrigeración de 100 vatios por metro cuadrado cuando fue expuesto el material a la irradiación solar del mediodía.

Por otra parte, la ligereza del material y la relativa facilidad para producirlo a gran escala, abre la posibilidad de poder ser empleado en un corto periodo de tiempo y de amenazar la existencia de nuestros costosos y contaminantes aparatos de aire acondicionado.

La guerra contra los gases de efecto invernadero

Es un problema para la humanidad la emisión de este tipo de gases. Con el aumento de la temperatura global, la demanda de aparatos de aire acondicionado esta subiendo a pasos agigantados.

A esto hay que sumar a los hogares y empresas de aquellos países emergentes como Mexico, Brasil o China en los que se está extendiendo el uso de refrigeradores.

Es por eso que es muy importante invertir en la investigación de estos nuevos materiales capaces de reducir al máximo los efectos que las necesidades humanas contemporáneas producen en el medio ambiente.

A Mi Nueva Edad le gusta compartir los avances de la ciencia y la tecnología que construyan un mundo más respetuoso con el medio ambiente. La película disipadora de energía termosolar, parece ser una solución inteligente para ello y para nuestra economía.

 

Imagen: Wikimedia Commons

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 comentarios en "El plástico que enfriará nuestras casas"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma
logotipo