El gran Budapest

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

El gran Budapest

Por Mi_Nueva_Edad, | 08 Diciembre, 2017

Budapest es una de las ciudades más grandiosas de Europa y también de las más bellas. El viaje a la capital húngara es uno de los más interesantes y con una oferta más variada del continente. Cultura, arte e historia rebosante y relax en alguno de sus numerosos balnearios, en sus hermosos parques o navegando el mítico Danubio. Unos días de convivencia intensa en buena compañía.

Buda y Pest

Como muchos sabrán, la capital húngara está formada por la unión de las antiguas Buda (y también Óbuda) y Pest separadas por el gran Danubio. Fue en 1873 cuando esta unión se llevó a cabo.

De origen celta, allá por el siglo I a.C., pasó a dominio romano y vio llegar a los primeros húngaros en el siglo IX. Fue acosada por mongoles, un gran centro de cultura en el renacimiento y ocupada por el Imperio Otomano durante 150 años tras la derrota húngara a manos del gran Solimán el Magnífico.

Mucho se ha dicho de Budapest y mucho dicen los que la conocen. Que es sin duda una de las más hermosas capitales del mundo. Muchos de sus edificios históricos se acercan al record en cuanto a magnificencia y monumentalidad. Es su vitalidad, su amplia oferta cultural, sus interesantísimos museos y monumentos de primer orden y la mayor densidad de balnearios de aguas termales del mundo lo que la convierten en una ciudad única y deseada por todos.

Eso si, no entenderás nada de su extraño y enigmático idioma, que junto con el finés y el euskera, forman uno de los misterios más insondables de los lingüistas.

El tour por Budapest

De nuevo no encontramos ante una ciudad difícil de resumir, así que vamos a diseñar un tour con recomendaciones ineludibles, a nuestro modo de ver.

El gran icono de Budapest es sin duda su impresionante Parlamento de estilo neogótico. Es el segundo más grande de Europa después del rumano y llama poderosamente la atención por su tamaño y la riqueza de su decoración tanto en el exterior como en el interior. Inconfundible su estampa reflejada en el Danubio.

Del siglo XIX es la Basílica de San Esteban, pero esta vez de estilo neoclásico. Se trata del edificio religioso más grande del país advocado al primer rey (y santo) de Hungría. De hecho en el templo se conserva, supuestamente, la reliquia de la mano del susodicho.

Están situado en el lado de Pest junto con otros muchos lugares que no te puedes perder.

Uno de ellos es uno de los bulevares más famosos del mundo, la avenida Andrássy. Todo el conjunto está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la belleza, elegancia y la calidad de sus palacios neorenacentistas y eclécticos del siglo XIX. De ellos destaca la impresionante Ópera Nacional de Hungría.

También merece el paseo las calles Kodály Körönd y Oktogon con sus casa apiñadas y bien pintorescas y su infinidad de tiendas hasta llegar a la Plaza de los Héroes donde otra vez se impone la monumentalidad y que contiene el museo más importante de la ciudad: el Museo de Bellas Artes.

Este museo contiene desde arte antiguo egipcio, griego y romano hasta una de las mejores colecciones de pintura de toda Europa en donde destaca la pintura italiana y una de las mejores colecciones de pintura española fuera de nuestras tierras.

Muy interesante es la gran Sinagoga de Budapest, la segunda más grande del mundo, el castillo barroco de Gödöllö o los baños termales de Széchenyi, los mas grandes de Europa.

Cruzar el Danubio por el precioso Puente de las Cadenas, embarcar en un minicrucero por el río y visitar el barrio de Buda esupone la otra parte imprescindible del viaje.

La Colina del Castillo y los muros de contención del Danubio forman la otra parte del Patrimonio de la Humanidad de Budapest.

Visita aquí el Bastión de los Pescadores y alucina aquí con las vistas de la ciudad, al igual que las que se disfrutan desde el Castillo de Buda, uno de los palacios reales más grandes de Europa, que abarca desde el renacimiento hasta casi el siglo XX. En el en disfrutareis de todoel conjunto monumental, de museos y hasta una extraordinaria biblioteca.

Por último queremos hacer hincapié en sus balnearios de aguas termales. Quizás el más famoso es el de Gellert con su famosa piscina rodeada por columnas clásicas, pero existen muchos más además de los nombrados. Dos de ellos son de época turca así que son de los más antiguos. Date un respiro también en la metrópoli húngara.

Convivencia en buena compañía disfrutando de un viaje cultural y al mismo tiempo, de relax en sus balnearios o en el Danubio. Budapest es un destino clásico. Por algo será.

 

Imagen: Vista de la Colina del Castillo de Buda (commons.wikimedia.org)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "El gran Budapest"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo