Un viaje por el tiempo en Lorca

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Un viaje por el tiempo en Lorca

Por Mi_Nueva_Edad, | 29 Diciembre, 2017

Viajamos hoy hacia la ciudad de Lorca, en la Región de Murcia. Conocida como la “Ciudad del sol” por los romanos, por su valor histórico y cultural y el buen estado de conservación de sus edificios, tiene más que merecida la visita, por no hablar de su clima. Una ciudad viva y moderna, que ha sabido conservar su pasado. Un lugar para conectar la historia y para compartir estimulantes vivencias.

Las historias de Lorca

Su nombre romano, Eliocroca, le otorgó para siempre el título de “Ciudad del Sol”, que no es más que la traducción literal del latín.

Romanas son las primeras referencias escritas referidas a la existencia de este asentamiento (la Columna miliaria del siglo I a.C. sito en la Calle de la Corredera es otro ejemplo de la presencia romana), pero Lorca tiene un origen mucho más antiguo, concretamente en el neolítico, en la Edad del Bronce, dentro de la Cultura del Argar, una de las más avanzadas culturas de la época, fuera de Oriente Próximo.

Numerosos restos se han encontrado en su castillo y en el casco urbano, pudiendose convertir así en uno de los primeros ejemplos de ciudades estado en Europa Occidental. Su antigüedad podría remontarse a más de 4.000 años.

Si avanzamos en el tiempo, nos daremos cuenta de la importancia que siempre tuvo este enclave para todas las civilizaciones, por su dominio sobre el fértil Valle del Guadalentín.

Los musulmanes hicieron de Lorca una ciudad muy relevante, siendo el Castillo de Lorca una buena muestra de ello. Una enorme construcción defensiva de gran perímetro, considerado como uno de los más grandes de España.

Aunque de época musulmana (a partir del siglo X), lo que más destaca de todo el recinto son sus dos impresionantes torres, la Alfonsina, la más grande, y la del Espolón, ambas góticas, mandadas construir por Alfonso X “el Sabio”, tras su reconquista.

Lorca se convierte durante más de dos siglos en la plaza fuerte de la cristiandad frente a los peligros del reino musulmán de Granada. Interesantes son también los restos de muralla diseminados por el centro de Lorca de los cuales destaca el llamado “Porche de San Antonio” o “Puerta de San Ginés”, la única puerta medieval (y gótica siglo XIII y XIV) que se conserva y de gran excepcionalidad dentro de la región.

Como símbolo de toda la ciudad que es su fortaleza, “Lorca Taller del Tiempo” es un programa temático que se encarga de difundir el conocimiento de este lugar y su legado cultural a través de los siglos. Puedes visitar los restos argáricos también e incluso los restos de la antigua judería del siglo XIV junto con su sinagoga, que se encontraba dentro del recinto del castillo.

Renacimiento y Barroco

Sin embargo la historia continúa, pues al florecimiento que tuvo en época musulmana, le siguieron otros a partir del siglo XVI, XVII y XVIII. No en vano es por todo ello que Lorca está declarada Conjunto Hhistórico-Artístico y sea considerada como la ciudad más monumental de toda la región.

El otro gran buque insignia de Lorca es sin duda su espléndida Colegiata de San Patricio. Iniciada en el siglo XVI por el maestro Jerónimo Quijano, tuvo varias fases arquitectónicas hasta llegar al siglo XVIII. Su impresionante fachada barroca y su interior, básicamente renacentista y de proporciones casi de catedral, junto con su torre situada en la cabecera del templo, hacen que solo por su visita haya merecido acercarnos a Lorca.

Pero está claro que si hemos llegado hasta aquí, no habremos pasado por alto que nos encontramos en la Plaza de España, que no es otra cosa que el equivalente a la plaza mayor castellana.

Aquí las elegantes arcadas de la Casa Consistorial del siglo XVII, la Casa del Corregidor que asoma una delicada esquina, las Casas Capitulares en el otro extremo, el único lado ocupado por viviendas particulares y la mencionada pared sur de la colegiata forman un esplendoroso conjunto monumental.

El Palacio de los Guevara del siglo XVII y XVIII y su suntuosa fachada de columnas salomónicas es el otro gran orgullo de la ciudad.

¿Que si hay más en Lorca para ver?

Rotundamente si. El Conjunto Monumental de Santo Domingo, el Convento Virgen de las Huertas en las afueras, la Casa-Palacio de los Salazar-Rosso, actual Museo Arqueológico, el Palacio de los Condes de San Julián, las Iglesias de San Francisco, de Santiago, su rico patrimonio heráldico...y sigue. Mucho que recorrer entre calles, avenidas y callejuelas que delatan el devenir de la historia a través de una ciudad.

Un viaje lleno de gratas sorpresas, que quizás no esperabas, te aguarda en Lorca. La capital monumental murciana es un compendio de culturas que te ayudará a conectar la historia. Una ciudad viva para compartirla, una ciudad exuberante, sobre todo si la visitas en Semana Santa...pero ese es otro tema. Lorca da para mucho.

 

 

Imagen: Castillo de Lorca (nuriabalorios3d.blogspot.com.es)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Un viaje por el tiempo en Lorca"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo