Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

La tierra del Ribeiro

Por Mi_Nueva_Edad, | 01 Diciembre, 2017

Proponemos hoy una escapada a tierras de vino. Unos días para conocer Ribadavia en Ourense, la capital de la Comarca de Ribeiro. Unos días de convivencia y compartir sus excelentes caldos D.O. Ribeiro y disfrutar de esta bonita población histórica que un día fue capital del Reino de Galicia y que aún conserva el aroma de la cultura judía en sus calles.

El protagonismo del vino

Toda la Comarca de Ribeiro está rendida al producto que le dio fama internacional durante siglos, sobre todo a partir de la Edad Media. Terrazas y terrazas de viñedos en torno al río Miño y Avia principalmente, y bien protegida de la excesiva humedad procedente del Atlántico por las suaves montañas.

Probablemente fueron durante mucho tiempo los caldos más afamados de los que exportaba la Península Ibérica.

Es por motivo de sus viñas en gran medida, que muchos monjes acudieran a la zona para su propio cultivo, la elaboración de los vinos y su comercialización. Ya en el siglo XII eran varias las órdenes religiosa asentadas en la zona, así que se convirtió Rivadavia, durante dos siglos, en la capital del Reino de Galicia y villa realenga (1071-1375). A partir de entonces se pasa a ser el señorío de los Sarmiento. En el siglo XIV los vinos de Ribeiro empezaron a exportarse a Portugal, Francia, Italia, Países Bajos y sobre todo a Inglaterra.

Sus preciados aromas frutales y florales, su ligereza y mínima graduación de 11º, su frescura y sabor inconfundible; todo ello hace de los vinos blancos de Ribeiro unos de los más preciados de la península. Seguro que será imposible resistirse.

Visitar alguna que otra bodega y dedicar un día al mundo del vino es una cita que no puedes eludir.

Las dos culturas

Ribadavia tiene fama de ser un pueblo tranquilo, de convivencia pacífica. Por eso al pasear por sus calles, con sus casas y monumentos, podemos imaginar la importancia que tuvo la villa y la presencia de dos culturas, la cristiana y la judía, pues nos encontramos con la mayor judería de Galicia. De hecho sus callejuelas, en el barrio de Porta Nova, conservan el trazado de como fueran en el siglo XIV y XV, momento de la máxima población judía, prácticamente la mitad de los habitantes de Rivadavia.

Lo cierto es que fue una convivencia pacífica y fraternal con sus vecinos cristianos. Los judíos además de artesanos, se hicieron comerciantes del preciado vino y defendieron la ciudad contra los ingleses, codo con codo, con sus vecinos cristianos. Incluso el éxodo, tras la desafortunada Expulsión de los Judíos por parte de los Reyes Católicos en 1492, fue bastante escaso. Muchos de ellos se convirtieron al cristianismo.

Partir de su bonita Plaza Mayor y adentrarse por sus soportales hacia los barrios históricos de Ribadavia, conocer en esa misma plaza el Pazo de los Condes, los Sarmiento, del siglo XVII es la primera visita que vas a hacer. Para empezar por que alberga la oficina de turismo y porque es sede del Centro Sefardí.

Muy interesante es la cercana Casa de la Inquisición de finales del gótico (siglo XVI) y numerosas iglesias conventos y casas señoriales salpicadas de escudos y construidas en piedra.

El Castillo de los Condes de Sarmiento es de mediados del siglo XV y aunque no intacto, conserva parte de sus muros, una necrópolis de piedra y tres de sus cinco puertas originarias, alguna de ellas del siglo XIII. Fue la residencia de los Sarmiento hasta que se trasladaron al Pazo de los Condes. Sin duda merece la pena la visita y las vistas al Miño y al Avia.

La Iglesia y Convento de Santo Domingo de estilo gótico, es una de las más bellas de la provincia y orgullo de sus paisanos. Pero cuenta con muchas otras iglesias y ermitas dignas de admiración.

La iglesia románica de San Juan, vinculada a los caballeros templarios Hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalem, la Iglesia de Santiago algo más tardía con su característica torre, la Iglesia de Santa María de Oliveira con elementos del románico pero muy transformada a lo largo del tiempo, la Capilla de San Lázaro, la llamada de la Virgen del Portal, patrona de Ribadavia y la Iglesia de Santa María Magdalena,son las que podéis disfrutar por el casco histórico.

Al otro lado del Miño, es decir fuera del casco antiguo, es muy interesante la visita al Convento e Iglesia de San Francisco de estilo barroco.

En zonas circundantes encontramos otros lugares de interés como la Iglesia de San Ginés, que conserva partes y elementos prerrománicos únicos en Galicia.

Un vino D.O. Ribeiro para suavizar el camino, compartir las sensaciones que producen sus calles de piedra, las vibraciones de su convivencia de culturas pacífica. Una escapada a Ribadavia es lo que necesitas. La Galicia de interior te espera.

 

Imagen: Plaza Mayor de Ribadavia (commons.wikimedia.org)

Ir a listado de noticias

1 comentario
1 comentario en "La tierra del Ribeiro"

Marina Rey Moreno escribió 2 de Diciembre de 2017 a las 08:14

Yo me apunto. Aunque vivo en Galicia, no conozco Ribadavia. Me gustaría que contárais conmigo si organizáis este viaje. Un saludo a toda la gente.



Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo