¿Y si trabajamos menos?

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Economía y Empleo

¿Y si trabajamos menos?

Por Mi_Nueva_Edad, | 22 Noviembre, 2017

En España trabajamos algo más de 37 horas semanales. Nuestra jornada laboral es de las más extensas de Europa y nuestra productividad está resentida. Queremos compartir algunas reflexiones y algunas propuestas que los expertos sugieren para aumentar nuestra productividad y nuestra conciliación familiar. También podríamos disminuir nuestros niveles de estrés e incluso bajar las tasas de desempleo.

Nuestras particularidades

La primera de ellas se refiere a nuestro uso horario. Como ya casi todos sabemos el uso horario español se corresponde con el alemán, por capricho de Francisco Franco, mientras el natural sería el del Reino Unido.

De vez en cuando surgen las voces dentro del Congreso de los Diputados que piden o anuncian el cambio necesario para ajustar la jornada laboral a las horas de luz y que se produzca así un reajuste con nuestros horarios laborales, las horas de nuestras comidas y el ahorro energético que ello supondría.

De momento todo son palabras y nadie se decide a dar el paso, cuando todos los expertos apuntan a esa necesidad.

Por otra parte contamos con la jornada laboral más extensa si con ello incluimos las horas del almuerzo. Es decir, trabajamos lo mismo y estamos más horas fuera de casa. También nuestros políticos han cantado a los cuatro vientos que esta situación tendría que cambiar y deberíamos ajustarnos más a los horarios de los países de nuestro entorno. Pero por el momento nadie se ha puesto manos a la obra.

Las consecuencias son nefastas. Los niveles de estrés aumentan, la conciliación familiar y el ocio se ven seriamente afectados ya que gran parte de los trabajadores vuelven a sus hogares más tarde de las 18 horas y con esos horarios, no queda mucho tiempo para atender a la familia, para las tareas domésticas (y ya sabemos que de eso se encargan mayoritariamente las mujeres) o para hacer algo de ejercicio, ir al cine o al teatro, leer o cualquier otra actividad que nos guste.

Trabajamos demasiado

Si comparamos las horas trabajadas en España con las de el resto de europeos, nos situamos por debajo de portugueses, italianos, polacos o griegos. Por encima de franceses, ingleses, suecos o belgas y muy por encima de noruegos, holandeses o alemanes. Desde luego nadie nos podrá acusar de vagos.

Sin embargo la productividad es menor que en muchos de estos países y las tasas de paro ya sabemos las que son. Por eso muchos expertos defienden que el modelo del mercado de trabajo en cuanto a las horas trabajadas debe acercarse más al de holandeses o alemanes, precisamente dos de los países más ricos y con economías mas fuertes de Europa.

También se aboga cada vez más por reducir a cuatro los días laborables

La reducción de la jornada laboral y los días trabajados a la semana parece que trae como consecuencias, y así los datos lo confirman, varias cosas:

1. Mayores tasas de productividad y por ello, sin grandes reducciones de salarios.

2. Reducción del desempleo por el mayor reparto del trabajo. Algunos descargan su presión laboral y otros con “minijobs” podrían aumentar su carga laboral y vivir más dignamente.

3. Reducción del estrés de los trabajadores, reducción del número de días de baja por enfermedad y por ello del gasto sanitario.

4. Todos los estudios indican que los países con jornadas laborales más cortas y trabajadores con menos días trabajados, reducen las emisiones de carbono y por tanto protegen mejor el medio ambiente.

5. Reducen la discriminación por género de las tareas domésticas y de crianza. Al tener más tiempo libre las tareas se reparten mucho mejor. No quiere decir que sea una consecuencia directa, pero está claro que posibilita mucho más la igualdad de género.

Y si todo esto es así: ¿A que esperamos para cambiarlo?

España, y no solo, debe cambiar los hábitos y horarios laborales. Nuestra jornada laboral es demasiado extensa. Si compartimos el trabajo y reducimos los días de faena, disminuiremos el desempleo y los niveles de estrés, seremos más productivos y conseguiremos una mayor conciliación familiar y social.

 

Fotografía: Fábrica de coches la Hispano-Suiza en Barcelona a principios del siglo XX (mtvo-bcn.blogspot.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "¿Y si trabajamos menos?"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo