El disco del mes: Zenda de The Sleeping Philosophers

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Cultura y Ocio

El disco del mes: Zenda de The Sleeping Philosophers

Por Juan Carlos Durante, | 15 Noviembre, 2017

Interprete: The Sleeping Philosophers

Título: Zenda

Género: Rock

Duración: 40m; 52s

Número canciones: 9

Fecha de publicación: 11 de octubre, 2017

Unos filósofos musicales muy despiertos

El panorama musical español languidece, muchas veces, por culpa de un mercado que tiraniza con una política de rabiosas novedades y ventas, dando prioridad al producto inmediato y a la radio fórmula. Increiblemente, porque resulta increíble vistas las dificultades que este sistema impone a los grupos que intentan descollar, aún así, aparecen discos memorables.

Este es el caso del disco que recomendamos hoy en Mi Nueva Edad. Un disco que se aleja de los trillados caminos de lo convencional, de lo manido, y explora nuevos ritmos y sonidos con un resultado sorprendente, agradable, que al final resulta magnífico. Se trata de Zenda, el tercer trabajo del proyecto The Sleeping Philosophers. Realmente, detrás de ese nombre se oculta Álvaro Espinosa, un prolífico e inteligente músico, descomunal guitarrista, que nos regala un repertorio atractivo y repleto de muy buenas canciones. Álvaro Espinosa, además, demuestra su virtuosismo a la guitarra cuando se sube sobre los escenarios para comandar a la banda Pink Tones, que interpreta piezas de los reyes del rock sinfónico-progresivo-psicodélico, Pink Floyd. Y eso, claro, son palabras mayores.

¿Qué nos encontramos en Zenda que hace tan atractivo este disco? En primer lugar, una fuerte influencia de las músicas balcánicas, con ritmos cambiantes que ofrecen un viaje excitante en cada canción. El disco es ecléctico, tanto que la sorpresa se dispara con cada corte. Desde la primera canción, Story, que nos recuerda en las armonías vocales un poquito a los Beatles y otro poquito a los aires armenios de la banda de metal progresivo System Of A Down, pero sin la dureza en las guitarras que utilizan los californianos.

El nivel de The Sleeping Philosophers en sobresaliente, especialmente en los arreglos (algo bastante descuidado en nuestra historia de rock patrio). Y claro, llega Carousel, y escuchar a Álvaro cantando en italiano, como homenaje a una de sus grandes influencias, Adriano Celentano, encandila. Es uno de los grandes temas del disco. Además, por la magnífica guitarra protagonista. Un proyecto que no le hace ascos a nada, que no pone reparos a la apertura a nuevos campos de exploración: que se atreve con todo. Durante un rato son zíngaros, después, con Insomnia, otro de los momentos cumbres del álbum, nos recuerdan a Porcupine Tree de Steven Wilson. Y creo que es un tema que podrían haber firmado los mismísimos Marillion, por ejemplo, con una segunda parte de la canción memorable.

Pero el asunto no termina aquí: para demostrar que este es uno de los mejores discos que, lamentablemente casi nadie conocerá —ya me gustaría equivocarme—, The Sleeping Philosophers nos invitan a un camino por Zenda que nos ofrece música jazzística que a veces puede recordar a una Big Band algo cabaretera, mezclada con aires del Magreb, o incluso nos trae el sabor de aquellas grabaciones de un genio como Django Rehinhardt, con sus toques romanís.

Y he dejado para el final las dos versiones que se realizan en este Zenda, que son como un regalo para el oyente. Un tema de Pink Floyd muy poco conocido, de hecho pertenece al disco de rarezas Relics del año 1971, y una súper versión de Soundgarden, Mind Riot, del disco Badmotorfinger de 1991, ciertamente dulcificada.

The Sleeping Philosophers, o Álvaro Espinosa, que para el caso es lo mismo, proponen un ejercicio de inteligencia musical, un nuevo paradigma para aquellos que estamos cansados de soportar mediocridades. Y lo hacen con éxito, y con toneladas de buen gusto avant-garde, es decir: tomando el riesgo que únicamente permite el talento desbordante. Zenda, y el resto de los discos de The Sleeping Philosophers pueden escucharse sin problemas en Spotify, a la espera de que podamos adquirirlo por algún canal de ventas. ¡Disfrutadlo!

 

 

Fotografía: José Carlos Rodrigo Breto

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "El disco del mes: Zenda de The Sleeping Philosophers"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo