Conciencia y aprendizaje: nuevas tesis

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Ciencia

Conciencia y aprendizaje: nuevas tesis

Por Mi_Nueva_Edad, | 16 Octubre, 2017

Un curioso caso de un hombre que solo usa el 10% de su cerebro ha abierto un debate en el mundo de la ciencia: la importancia del aprendizaje en la conciencia sobre uno mismo. Conoce por qué se ha convertido en un referente para los estudios biológicos sobre nuestra mente. Sigue aprendiendo, comparte conocimiento; quizás hagas más por ti de lo que imaginas.

El enigma

Un ciudadano francés, que ahora cuenta con 54 años de edad, descubrió hace ahora 10 años que había perdido el 90% de su cerebro. Su caso fue publicado por primera vez en The Lancet

Debido a un dolor en una pierna, acudió a su médico a buscar las causas y su posterior alivio. Descubrieron al realizarle un escáner, que había perdido el 90% de su cerebro. Solo conservaba una capa externa de masa cerebral. El resto del cráneo estaba lleno de líquido y la parte más interna del cerebro estaba casi totalmente erosionada.

Esta afección conocida como hidrocefalia, había sido diagnosticada en su infancia y aunque estuvo en tratamiento, este fue suspendido en la adolescencia. Pensaron que la enfermedad había remitido.

Este hombre, que nunca quiso desvelar su identidad, había rehecho su vida de forma tal que no fue consciente hasta ese momento de que la afección había seguido su proceso destructivo. Tanto es así, que tenía un coeficiente intelectual de 75, trabajaba como funcionario y había tenido dos hijos. En resumen, había llevado una vida de lo más convencional.

El asombro de la comunidad científica

Hasta el momento, la ciencia creía que había distintas partes del cerebro encargadas para una función o funciones determinadas. En concreto, la conciencia se asociaba al denominado “Claustrum”, una capa fina de neuronas entre las principales capas del cerebro o la corteza visual y si esto era cierto, el caso que nos ocupa no debería existir, ya que la conciencia no sería posible con tan solo ese pequeño porcentaje de masa cerebral.

Así que todo se ha puesto patas arriba. Según las hipótesis lanzadas a raíz de este sorprendente suceso, la conciencia es algo adquirido a lo largo de la existencia y es capaz de alojarse en casi cualquier parte del cerebro.

Una manera sencilla de explicarlo es que las neuronas supervivientes, han tomado conciencia sobre sí mismas y juntas han creado una conciencia de individuo.

El aprendizaje y el desarrollo cognitivo

Según la “tesis de la plasticidad radical” de Axel Cleeremans (Universidad de Bruselas), el cerebro adulto se adapta más fácilmente de lo que pensábamos a los cambios y es capaz de asumir ciertos roles por medio del aprendizaje, de la interactuación con el medio, con otras personas y consigo mismo. Es decir, que la experiencia es mucho más importante para el desarrollo cognitivo de lo que se pensaba. Más aún.

La ciencia ya conoce nuevos caminos para el estudio de la conciencia y la importancia del aprendizaje en el desarrollo y evolución de nuestro cerebro. La máquina que gobierna el cuerpo se alimenta de saber. Compártelo.

 

Imagen: Partes del cerebro (commons.wikimedia.org)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Conciencia y aprendizaje: nuevas tesis"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo