Viaje a Vélez-Blanco: el pueblo que fue vanguardia

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Viaje a Vélez-Blanco: el pueblo que fue vanguardia

Por Mi_Nueva_Edad, | 20 Enero, 2017

La pequeña localidad de Vélez-Blanco en Almería, es uno de esos lugares verdaderamente encantadores y no son pocos los motivos. Ponlo inmediatamente en tu agenda de planes de viaje, porque su aire de pueblo blanco andaluz, su espectacular castillo, su casco histórico y la preciosa Sierra de María-Los Vélez que lo abraza te harán compartir un tiempo delicioso con amigos.

Pueblo blanco

De origen musulmán, es a partir del siglo XV y sobre todo el siglo XVI, cuando los Fajardo, Adelantados de Murcia y posteriores Marqueses de los Vélez, dotan a esta población de su esplendor actual, al situar el centro de su señorío aquí.

Como apunte importante habría que señalar que el marquesado de los Vélez, con Pedro Fajardo y Chacón a la cabeza, supuso la punta de lanza de la entrada del renacimiento en España, junto con Rodrigo de Vivar y Mendoza, pariente del Fajardo y señor de Calahorra en Granada.

El castillo se sitúa en la parte más elevada y a sus pies se extiende un estupendo conjunto escalonado, muy compacto, de casas blancas apiñadas, con tejas de medio cañón, callejuelas intrincadas y plazas encantadoras con un ambiente apacible y casi idílico. Sus edificios van del Renacimiento, pasando por le arte mudéjar, el barroco y hasta el siglo XIX.

Lo más destacado de su casco urbano son su Iglesia de la Magdalena, donde antes estuvo la mezquita, la Iglesia de Santiago o el Convento de San Luis Obispo mandado construir a principios del siglo XVII por otro de los Fajardo.

El Castillo de Vélez-Blanco: una historia de gloria y de despropósitos

A casi 1,100 metros de altura se erige su formidable fortaleza, digna de cuento de hadas. Su estructura en inicio tardo-gótica se termina de definir en el renacimiento y supone uno de los grandes hitos de este estilo italianizante en España.

De él destacan sus almenas coronadas por bolas de piedra que le dan un aire palaciego (pues un palacio también es) además del defensivo, su imponente Torre del Homenaje de 25 metros de altura, su galería-mirador al pueblo y a su fértil y hermosa huerta y en su interior, la verdadera joya: el patio.

Aquí es cuando empieza la lamentable historia de despropósitos. El patio fue vendido a un anticuario francés en 1904 que se lo llevó pieza a pieza a Marsella. Luego viajó a París y finalmente fue cedido al Metropolitan de Nueva York, donde sus millones de visitantes lo disfrutan y admiran cada año.

Esta historia se ha repetido demasiadas veces en el pasado y hoy en día nos parece un verdadero disparate. Pero de nada nos sirve lamentarnos. Al menos sabemos que uno de los grandes museos del mundo lo está conservando bien y le otorga el valor que realmente tiene, como una verdadera maravilla del primer renacimiento español.

No nos resistimos a describirlo someramente: 

Es un patio irregular, con arcadas de medio punto rebajadas en el lado sur y ventanas en otro de sus lados. En mármol blanco de Macael y con una riquísima decoración escultórica digna del Quattrocento italiano.

De cualquier forma, el Castillo-Palacio de Vélez-Blanco está muy bien conservado y merece, y mucho, una visita. Lo vas a disfrutar como un niño lee un cuento.

Y más...

La vecina Sierra de María-Los Vélez, declarada Parque Natural está llena de secretos, maravillas naturales, de cuevas y abrigos declarados Patrimonio de la Humanidad como verdaderas piedras preciosas de la Pintura Rupestre Levantina o del arco mediterráneo caracterizada por la esquematización.

No te pierdas la Cueva de los Letreros y el Monumento Natural Cueva de Ambrosio.

Compartir unos días con amigos en el entorno y pueblo de Vélez-Blanco en Almería, te evocará otros tiempos, te saneará los pulmones y te renovará el espíritu. Planes de viaje a un bello pueblo blanco andaluz.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Viaje a Vélez-Blanco: el pueblo que fue vanguardia"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo