Comer fresco, es comer sano

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Salud y Belleza

Comer fresco, es comer sano

Por Mi_Nueva_Edad, | 29 Agosto, 2016

Los alimentos frescos son tus amigos, no lo dudes. Para mantener una buena salud y vida activa, en lo primero en lo que tienes que prestar atención, es a lo que te echas a la boca. Conoce por qué la comida procesada es dañina para ti.

Siempre fresco

El mercado de tu barrio, es siempre el lugar que mejor vela por tu salud. En él, encontrarás todos los productos necesarios para tu menú diario y el correcto funcionamiento de tu organismo.

Si bien es cierto que hoy en día es muy complicado comer completamente sano, debido a los pesticidas y fertilizantes con los que se “aliña” a cualquier alimento (y la comida orgánica certificada es la única que lo garantiza), siempre hay niveles de salubridad en lo que comes.

Si lavas bien la fruta y la verdura, eliges una carne o pescado con un origen claro o unos huevos procedentes de gallinas criadas en libertad y con alimentación al menos basada en grano, tu cuerpo lo notará.

Los alimentos frescos duran menos porque no han pasado por químicos y sustancias que alarguen su perdurabilidad. Así que si observas que una acelga, por ejemplo, dura demasiado, no la vuelvas a comprar.

Estos productos conservan gran parte de sus nutrientes (vitaminas, proteínas, etc.), muy al contrario que los productos envasados y con aditivos. La comida fresca aporta lo necesario para mantenerse activo durante el día y nos ayuda a mantener la memoria por medio de antioxidantes que trabajan para la conservación y creación de neurotransmisores.

Evita los procesados

A veces, y con el ritmo de vida contemporáneo, es difícil evitarlos. Obsesionarse con eludirlos tampoco es bueno y una debilidad la tiene cualquiera. Pero has de ser consciente, de que muchas veces y según el tipo que sea, son más un veneno que un alimento.

Cuando comes algún alimento envasado, casi siempre contiene aditivos como conservantes, colorantes, estabilizantes, antioxidantes, azúcar añadida, sal y un demasiado largo etcétera. ¿Qué necesidad tienes de comerte un filete de carne con una lista infinita de aditivos?

La industria alimentaria, en muchos casos, es consciente de que muchos de esos aditivos son adictivos. Así que cuanto más os consumas, más necesidad tendrás de ellos. Depende de qué productos y “condimentos” artificiales, podría causarte problemas de corazón, diabetes, cáncer y obesidad. No entres en pánico todavía. Ten en cuenta que estos problemas están asociados a aquellas personas que basan su dieta en este tipo de productos, no con aquellos que los consumen eventualmente.

Si compras conservas, algunas son de excelente calidad, fíjate en las que no contienen aditivos, las que están envasadas en cristal y las que son al natural, ya que muchas de las conservadas en aceite, éste es de pésima calidad.

Tiende siempre a comprar alimentos integrales, producidos cerca de tu zona y de temporada. Es otra de las mejores formas de garantizar que el nivel de procesado es mínimo.

 

Imagen: pixabay.com

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Comer fresco, es comer sano"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo