Un viaje romántico a Heidelberg

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Un viaje romántico a Heidelberg

Por Mi_Nueva_Edad, | 08 Julio, 2016

Si piensas salir de España este verano y vas a pasar por Alemania, conoce y comparte unos días de convivencia con amigos o con tu pareja en Heidelberg.

Una de las ciudades mejor conservadas del país centroeuropeo, que cuenta con un romanticismo especial y con la más antigua universidad del país germano.

Enclave mágico

A orillas del río Neckar, en la región de Baden-Wurtemberg y en las estribaciones de uno de los bosques más bellos de todo el país, los Odenwald, la ciudad de Heidelberg ofrece al viajero tantos atractivos culturales, paisajísticos, de relax y de bullicio, todo en uno, que quedarás maravillado.

Su clima oceánico, marcado por las colinas que la abrazan, sus frondosos bosques y su situación al sur, hacen de ella uno de los lugares más templados de toda Alemania.

Cuando la visites, no le dediques un solo día, pues tanto la ciudad como sus muchos senderos forestales merecen que la disfrutes en plenitud.

Ya los romanos se fijaron en este enclave para establecer campamentos e incluso cultivar la vid. Aunque la fundación de la moderna Heidelberg tuvo lugar en el siglo V, es a partir del nacimiento de su legendaria universidad en el siglo XIV, cuando se forja su inmenso prestigio como centro intelectual.

Allí cursaron estudios personalidades de la cultura universal como Hegel, Hans-georg Gadamer, Karla Otto, Karl Jaspers, Max Weber, Habermas y un largo etcétera.

Casco histórico

No hay duda de que la imagen insigne de Heidelberg es su castillo-palacio.

Es una de los monumentos más famosos y más impresionantes de centroeuropa. En él, podrás recorrer sus múltiples edificios y ruinas tan característicos de la típica estampa romántica. De hecho esta hermosa ciudad tuvo especial relevancia dentro de este movimiento del siglo XIX y eso, todavía se respira.

Desde la lejanía, el palacio, el río Neckar con su antiguo puente que lo atraviesa y las torres blancas y cilíndricas de la Torre de Heidelberg, son las señas de identidad de la urbe.

Una vez en el casco urbano, podrás asombrarte con el encanto de la Plaza del Mercado y su preciosa fuente, la Plaza del Mercado del Grano con la verdaderamente hermosa Fuente de la Madonna, la Iglesia del Espíritu Santo o la Karlplatz.

Las casas y mansiones o edificios oficiales son un verdadero placer para la vista por su colorido y por los travesaños de madera de los que están hechos, tan típicos de Alemania.

En tu paseo por el centro o a orillas del río, en el que habita una colonia salvaje de cisne europeo, hará que repongas fuerzas inmediatamente. Si buscas tranquilidad la tendrás y si buscas la algarabía de sus muchos cafés y terrazas animadas por jóvenes estudiantes, también la tendrás.

Ciudad saludable

Además es considerada como una de las más saludables de Alemania. La calidad del aire debido en gran parte a la gran masa forestal que la rodea, su enorme centro peatonal y su respeto por el medio ambiente la convierten en un lugar casi idílico para vivir o visitar, que en verano cuenta con numerosos festivales y eventos culturales desde música a teatro o exposiciones.

¡A qué esperas! Unos días diseñados a tu gusto en dónde el romanticismo tendrá un especial protagonismo.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Un viaje romántico a Heidelberg"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo