Belle Epoque y refinamiento en Donosti

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Belle Epoque y refinamiento en Donosti

Por Mi_Nueva_Edad, | 03 Junio, 2016

Que San Sebastián es una de las ciudades más elegantes y refinadas de España, no lo duda nadie. Es una ciudad ideal para compartir unos encantadores días con amigos, tapeando, paseando por sus bellas calles, disfrutando de sus vistas al mar y regocijándonos es su perfecta mezcla entre lo moderno y lo antiguo. Conoce esta urbe verde, en uno de tus viajes perfectos.

La Belle Epoque

La sofisticación de Donostia en gran medida se debe a que la reina María Cristina decidió a finales del siglo XIX, establecer su residencia de veraneo en ella. Mandó construir un hermoso palacio, el de Miramar, al estilo “cottage inglés Reina Ana” y situado con vistas a dos de las joyas más preciosas de la ciudad: la Isla de Santa Clara y la bahía con la famosa Playa de la Concha.

Este hecho, dio lugar a una serie de construcciones que confirieron el carácter “Belle Epoque” de la capital guipuzcoana.

Desde finales del siglo XIX hasta principios del XX se pueden admirar edificios como el actual Ayuntamiento (antiguo casino) con los delicados jardines de Alderdi Eder justo enfrente.

Emblemas como el Puente de María Cristina sobre el río Urumea por el que se accede al romántico Paseo de Francia, el Hotel María Cristina en donde se han hospedado las estrellas del cine desde que se celebra el mítico festival donostiarra o el Teatro Victoria Eugenia de estilo neorenacentista.

Pero además de visita obligada es el balneario inaugurado en 1912 conocido como La Perla (de La Concha, claro está), de aroma entre francés e inglés y dotado de toda la elegancia que te puedas imaginar.

De esta época también data el aspecto de el Paseo de la Concha del que hoy podemos disfrutar en un placentero caminar o montados en bicicleta, de la que se considera una de las playas más bonitas del mundo.

Para no perderse tampoco es el Palacio del Duque de Mandas en el Parque de Cristina Enea.

El San Sebastián más antiguo

Entre pincho y vino y plaza y calle, no querrás jamás salir de la parte vieja de San Sebastián.

La colorida Plaza de la Constitución y sus terrazas, la Plaza de Guipúzcoa y sus bellos jardines o la del Buen Pastor presidida por la Catedral de dicho nombre, de estilo neogótico con su aguja como edificio más alto de la capital, son uno de los recorridos obligatorios.

Cabe destacar edificios religiosos como la Iglesia de San Vicente de estilo gótico tardío.  Es el más antiguo de Donostia e incluye un extraordinario retablo románico y unas no menos excelsas vidrieras góticas.

El otro templo que debes visitar es la Basílica de Santa María de estilo barroco del siglo XVIII. Verdaderamente impresionante.

El Monte Urgull y más paseos

El Monte Urgull es el pulmón verde de la ciudad y su ascensión a pie no tiene desperdicio.

Coronarlo supone un pequeño esfuerzo recompensado por unas vistas que te dejarán sin aliento y por la contemplación del Castillo de La Mota.

Otro ascensión que debes hacer es al Monte Igeldo, pero esta vez puede ser en su célebre funicular y como recompensa otra de vistas increíbles.

La vanguardia

El Gran Kursaal, construído por Rafael Moneo como palacio de congresos, es el símbolo de modernidad de la nueva Donostia. Un edificio de dos cubos de cristal translúcido, especialmente espectacular por la noche.

Además la ciudad está salpicada por obras de los geniales escultores Eduardo Chillida y Jorge Oteiza. Del primero es ineludible la visita al famoso Peine de los Vientos con sus vistas al mar que a veces furioso, rompe en su estructura.

Así que si todavía no la conoces, la capital guipuzcoana te espera con los brazos abiertos. Tú quedarás con dolor de mandíbula de la enorme sonrisa que te dejará y de no poder parar de probar su gastronomía de fama mundial.

 

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Belle Epoque y refinamiento en Donosti"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo