Tu destino es Olite

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Tu destino es Olite

Por Mi_Nueva_Edad, | 24 Junio, 2016

Si todavía no sabes donde compartir unos días de vacaciones este verano, si estás haciendo tus planes de viaje con amigos y no te quieres ir muy lejos, ni quieres pasar mucho calor, deberías mirar a Olite.

Conoce su historia y disfruta de la antigua capital del reino navarro

Situada en la Zona Media de Navarra entre las montañas y el Valle del Ebro, rodeada de viñedos y por lo tanto de buen vino, se encuentra este ahora pueblo y antes ciudad capital.

Durante la Edad Media fue sede real del Reino de Navarra y lugar predilecto de Carlos III el Noble. El fue el que le dio todo su esplendor y el que ideó construir un castillo palacio digno de leyenda.

El Palacio Real, el verdadero protagonista

Esta residencia real-fortaleza se presenta como auténtico centro de la visita. Resulta verdaderamente sorprendente cuando te acercas a la llanura en la que se encuentra el pueblo con apenas 3.800 habitantes, la visión de esta imponente construcción.

Lo cierto es que son dos edificios en uno. Por un lado el Palacio Viejo y actual Parador Nacional del que quedan sus muros y torres, es del siglo XII y XIII. Adosado a él, la ampliación encargada por Carlos III el Noble a caballo entre el siglo XIV y XV y restaurado en 1937, más de un siglo después de haber sido prendido en llamas, para impedir que cayera en manos de los franceses durante la invasión napoleónica.

Como decíamos, la construcción es uno de los más bellos ejemplos de arquitectura civil de la Baja Edad Media de toda Europa y no exageramos. Organizada casi de manera anárquica debido a sus continuas ampliaciones y en estilo gótico francés, sus torres desiguales, almenas y tejados de pizarra parecen la morada no sólo de reyes sino de princesas de cuento y de dragones escondidos en mazmorras.

En el pasado contó con unos archiconocidos jardines colgantes y fue casa de animales exóticos por la gracia del citado monarca. Algunos de sus muros son de origen romano por un antiguo asentamiento y entre otras curiosidades conserva un extraño pozo de hielo enorme con forma oval.

La ciudad medieval

Pero el encanto de Olite no acaba ahí. La parte más cercana al palacio conserva el aroma de su antiguo esplendor con casas blasonadas y solariegas, palacios medievales, renacentistas y barrocos.

La Iglesia gótica de Santa María del siglo XIII y la de San Pedro románica y ampliada en el barroco son otros de sus más preciados tesoros. La impactante fachada de la primera y su retablo y la esbelta torre y el claustro de la segunda, merecen una visita.

Extramuros son muy atractivos los conventos de San Francisco y de Santa Engracia y no te descuides puesto que entre sus casa podrás descubrir tramos de la antigua muralla romana.

Vino, gastronomía y festivales

Por todos es conocida la fama de buenos caldos que tiene Navarra y no menos sus productos frescos de la huerta. En Olite es imposible desligarlo de su visita y no disfrutar de estos manjares en alguno de sus restaurantes y plazas.

Si vas este verano recuerda que su feria medieval, su prestigioso festival de teatro y su programación cultural, alzan a Olite como un destino más que divertido e interesante.

 

Fotografía: Vista de palacio real del Flicr de Mario Martí.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Tu destino es Olite"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo