No te pierdas con El Bosco

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Cultura y Ocio

No te pierdas con El Bosco

Por Mi_Nueva_Edad, | 20 Junio, 2016

El protagonista indiscutible de la cultura este año, es un genio que murió hace ahora 500 años. Hyeronymus Van Aken, era su nombre real, Jheronimus Bosch, por el que fue mundialmente conocido y para los españoles, sencillamente El Bosco.

Conoce algo más sobre este pintor enigmático. Te animamos a compartir la experiencia rodeado de amigos que descubrirán detalles que a ti se te escaparán de su asombrosa obra, en la exposición que el Museo del Prado ha preparado hasta el próximo 11 de septiembre. La mejor y más completa jamás realizada.

La persona

Poco se sabe de Hieronymus. Que nació en la ciudad brabantina de Hertogenbosch, actualmente en los Países Bajos y que de ella tomó su nombre. Casi todo lo que conocemos de su vida se debe a que fue miembro de la hermandad religiosa de Nuestra Señora de su ciudad natal, en la que vivió toda su vida, aunque es probable que incluso viajara a Venecia.

Que su familia procedía de una gran tradición de pintores y que se casó con Aleid van de Meervenne, de familia altoburguesa, que obtuvo una importante dote por ello y vivió en una casa en la Plaza del Mercado, la más importante de la ciudad, como legado del patrimonio de su esposa.

Curiosidades y claves de su obra

En la contemplación de sus tablas, podemos observar como hunde sus raíces en el medievo, con esos personajes monstruosos de auténtica pesadilla, a la vez que se interna en el humanismo típico del renacimiento.

Su obra es profundamente moral pero contradictoria, ya que para llegar a serlo, nos muestra con extraordinaria crudeza lo inmoral, perverso y obsceno.

Uno de sus grandes admiradores fue el rey español Felipe II. Es precisamente este monarca, con su gran sentido de la moral, la rectitud y la fe, quien más lo admiró.

Es como poco contradictorio, que el guardián de la fe católica y el recato, tuviera junto a sus aposentos en El Escorial, su obra culmen, "El Jardín de las Delicias". Si bien en ella se presenta mediante la lección moral los vicios y los pecados de la humanidad y el camino de esta hacia la muerte y el infierno, es cierto que lo puramente carnal y depravado, también se muestra con una crudeza y fantasía inusitada.

Gracias a la admiración de los Austrias españoles, hoy podemos contemplar en el museo madrileño la mejor colección de obras maestras del pintor, que ahora se reúnen con otras venidas de todo el mundo.

Por contraposición, muchas de sus obras no han llegado a nuestros días, porque tras la Reforma Protestante, se destruyeron por depravadas.

El Bosco dibujaba a pincel y preparaba sus cuadros a conciencia para después traicionarse a sí mismo cuando pintaba y cambiar sus ideas iniciales.

Así se puede observar en el ingente material técnico (como radiografías) y de estudio de su obra, que acompaña a los originales en la exposición del Museo del Prado.

Bebió de la tradición flamenca, para después innovar constantemente sobre todo en el color y en la pincelada a veces esquemática.

¿Por qué no deberías perdértela?

Porque la obra del Bosco es a la vez, una de las más conocidas y más herméticas.

Porque está llena de contradicciones, de misterios, de fantasía, de sueños y secretos. Se presta como ninguna otra a interpretaciones y a cautivarte en su contemplación.

Porque no hay nadie, sea docto en la Historia del Arte o no, que no quede atrapado en sus detalles, en ese mundo tan personal, tan ideal por un lado y tan fantasmagórico, infernal y febril por otro.

Porque será casi con toda probabilidad, la única ocasión que tendrás de ver sus grandes obras maestras reunidas y acompañadas de otras de su entorno más inmediato, ya sea de su taller o de sus muchos imitadores.

Porque la pintura del siglo XX, mostró una gran fascinación por él, al igual que sus contemporáneos, ya fueran emperadores o comerciantes. Influyó de manera decisiva en las vanguardias del siglo XX, particularmente en expresionistas como Ensor y de manera fundamental en el surrealismo de Magritte o Dalí.

Porque el montaje de matrícula de honor de la exposición, permite que veas el “por delante” el “por detrás” y el interior de sus óleos sobre tablas.

 

Fotografía: Detalle del infierno de "El Jardín de las Delicias" (Wikipedia).

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "No te pierdas con El Bosco"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo