Haz que se levante

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Salud y Belleza

Haz que se levante

Por Mi_Nueva_Edad, | 16 Mayo, 2016

Los mayores de 50 se enfrentan a un problema que afecta a la sexualidad, a la salud emocional y la autoestima. La disfunción eréctil o la impotencia está aquí, pero no para quedarse si sabes como enfrentarte a ella.

Mi Nueva Edad comparte contigo algunas claves para desterrarla y disfrutar del placer del sexo y de la vida activa en todos los sentidos.

En primer lugar decir, que si la padeces en primera persona o en tercera, tienes que saber que tal vez sea un síntoma de otra afección como puede ser la diabetes, algún tipo de cardiopatía o colesterol alto. Así que primero busca por ahí con tu médico.

No obstante, en muchas de las ocasiones, el problema suele derivar de un conjunto de factores relacionados con la vida saludable (o más bien la falta de ella). Por tanto has de tener en cuenta que el cambio en los hábitos es fundamental.

Di adiós a los malos hábitos

Tendrás que olvidarte del tabaco, de beber alcohol en exceso y acordarte de levantar el trasero del sillón.

El ejercicio físico es una de las grandes claves para la salud en general y para la sexual en general. La acumulación de grasa baja los niveles de testosterona que se transforman en hormonas femeninas.

Cualquier ejercicio físico estará bien mientras sea aeróbico porque activa la circulación de la sangre. Bueno...parece que el sillín de la bicicleta afecta al periné y estrangula la circulación en la zona. Si lo haces procura que no sea muy prolongadamente.

Cambio de menú

En numerosas ocasiones cambiar tu alimentación es cambiar tu vida. Una dieta baja en grasas, rica en frutas y verduras, en arroz integral, legumbres, carnes blancas, frutos secos (especialmente las nueces) o lácteos puede ser la solución al problema. ¿Os suena la dieta mediterránea?

Estos alimentos son ricos en arginina, aminoácido que aumenta el flujo sanguíneo. También puedes comprar en herbolarios suplementos de esta sustancia.

El aceite de oliva es especialmente recomendable por sus efectos beneficiosos para el corazón y el colesterol. Si tu corazón está sano, todo fluirá mucho mejor...hasta el pene.

Con calma

El estrés es otra de las causas, así como la depresión, de la disfunción eréctil, así que combátela. Practica ejercicios de respiración, de relajación como la meditación y tómate la vida de otra forma. Ten en cuenta que en demasiadas ocasiones ese es tu problema y nada más.

Afrodisiacos

Hay muchos mitos en torno a los alimentos milagrosos. De muchos no hay nada demostrado. Sin embargo, algunos de ellos parece que tienen una incidencia positiva sobre tu salud ya sea sexual o general. Repasemos algunos.

Si no eres hipertenso, prueba con el ginseng que aumenta la generación de testosterona, el yohimbe, el ginkgo, infusiones de jengibre con canela y un poquito de miel si te gusta dulce.

A algunos les funciona la maca y el ajo crudo (mejor comerlo alejado en el tiempo a la relación sexual).

Repasa los efectos secundarios de estos productos si tienes otros problemas de salud. Nunca tomes nada a lo loco.

Practica

Está demostrado que cuanto más activo sexual seas, menos propenso serás a la impotencia. Esto quiere decir, que te pongas manos a la obra más de una vez a la semana.

Así que relájate, relájalo, tómate tu tiempo y siente el placer.

 

Fotografía: Pixabay.com

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Haz que se levante"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo