Una historia de amor y cuidados, entre buenos amigos

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

Una historia de amor y cuidados, entre buenos amigos

Por Mi_Nueva_Edad, | 11 Mayo, 2016

Para conseguir el objetivo de obtener una vida saludable, una de las cosas que puedes hacer es compartir tu vida con uno de los mejores amigos que el ser humano se ha encontrado en su evolución. Tanto para los mayores de 50, como para los jóvenes, como para los niños o los ancianos, ese amigo se llama perro.

La historia de Luke y su perro Jedi

Y esta vez no vamos a hablar del fiel compañero que te da todo su amor incondicional, sino del enfermero que puedes llegar a necesitar a tiempo completo. Hace poco un post en Facebook de una madre con un niño con diabetes, puso en la primera línea una preciosa historia de cuidados.

Luke es un niño diabético de tipo 1 que es controlado por un monitor capaz de alertar sobre sus niveles de azúcar. Jedi, su precioso perro labrador color azabache, ha sido entrenado por un programa en Estados Unidos denominado Dogs 4 Diabetics.

Por el olfato, estos encantadores animales con un fuerte instinto cuidador, son capaces de detectar los cambios bruscos en los niveles de azúcar en la sangre.

Una noche, mientras todos dormían, Jedi empezó a comportarse nervioso y a molestar a la madre subiéndose encima de ella en la cama. Al principio los padres no le dieron importancia, pero al cabo de un rato, se dieron cuenta que algo no iba bien.

Cual fue su sorpresa cuando al testear al niño con el medidor de azúcar típico de los diabéticos, vieron como sus niveles estaban por los suelos. El monitor había fallado. Jedi, le había salvado la vida al pequeño.

Perros enfermeros y otros animales con titulación

Esta no es una historia aislada. Los perros están siendo entrenados en muchas partes del mundo por su afinado sentido del olfato, para detectar enfermedades que los humanos somos incapaces de hallar sin un análisis exhaustivo.

En Reino Unido por ejemplo, existe un programa para el diagnóstico precoz del cáncer. De momento el experimento está en una fase inicial pero es esperanzador. También en Estados Unidos las investigaciones se están desarrollando.

Pero no sólo los perros. En Africa existe otro programa con ratas que son capaces de detectar enfermedades como la tuberculosis y se espera que puedan ser utilizadas para otras. Ellas también tienen un agudo sentido del olfato.

Probablemente en un futuro, podamos ver como en nuestros hospitales se pasean algunos canes como cualquier otro personal sanitario, prestando sus servicios, dando ese cariño tan necesario que requiere un enfermo y ayudándole a superar su dolencia o al menos a hacerla más llevadera.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Una historia de amor y cuidados, entre buenos amigos"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo