Comparte el sosiego en La Alpujarra

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Comparte el sosiego en La Alpujarra

Por Mi_Nueva_Edad, | 29 Abril, 2016

Teníamos ganas de que uno de nuestros viajes fuera a la provincia de Granada y qué mejor manera de empezar que la bella comarca de La Alpujarra.

Si hay algo en lo que todos los viajeros coinciden, es que unos días de escapada en buena compañía de amigos o en pareja en La Alpujarra, supone una auténtica renovación para el espíritu y la eliminación inmediata del estrés y la monotonía.

En realidad, la comarca es lo suficientemente grande como para no intentar abarcarla por completo. Comprende numerosos pueblos y aldeas repartidos en la cara sur de Sierra Nevada entre las provincias de Granada y Almería. Hoy nos detendremos en solo algunos rincones de la parte granadina.

Tierra morisca

Efectivamente, la fisionomía de los pueblos de toda la zona está marcada por el carácter morisco. De hecho fue uno de los últimos reductos de la península y allí se produjo uno de los últimos levantamientos que protagonizaron en España, hasta que se les expulsó definitivamente. Con su ida se perdieron costumbres y técnicas agrícolas de desastrosas consecuencias para la economía de la época.

Los pueblos son pequeños laberintos de calles sinuosas y empedradas, con casas encaladas y con apariencia de estar amontonadas. De hecho las similitudes con ciertas poblaciones del Atlas marroquí son evidentes.

Todo ello con el hermoso e imponente telón de fondo del techo de España como es Sierra Nevada y en particular el pico Mulhacén y el pico Veleta.

Aunque hoy en día el principal medio económico es el turismo, siempre ha sido la agricultura basada en frutales, almendros y viñedos y antaño su preciada seda, el sustento de sus habitantes.

Debido a la orografía escarpada del terreno en torno a impresionantes barrancos, los bancales de cultivo son pequeños, lo que hace que la estampa de los pueblos sea aún más pintoresca e invite al descanso, a hondas respiraciones y a la intensa sensación de sosiego.

Y como música perpetua, el eterno murmullo del agua que desciende de las cumbres. Por ello, estas fechas son las idóneas para tu escapada. El agua de deshielo se funde poco a poco y riega las huertas y los valles, aunque no llega a desaparecer en todo el año.

Los pueblos

Como decíamos, solo podemos nombrar hoy a algunos de ellos. Queda pendientes para otro artículo otras zonas.

Lanjarón es la entrada natural. Detente aquí a descansar en su balneario de aguas mineromedicinales.

El conocido como Balcón de la Alpujarra formado por los pueblos de Cañar, Soportújar y Carataunas son otros de los puntos más espectaculares de la visita.

Finalmente nos detendremos en el Barranco de Poqueira y en las localidades de Pampaneira, Bubión y Capileira que forman el Conjunto Histórico Artístico de la comarca. En Pampaneira no te olvides de comprar una de sus tradicionales jarapas.

Come y bebe bien

Y disfruta también de su gastronomía, especialmente sus embutidos y carnes, el famoso jamón de Trévelez (tampoco estaría nada mal la visita a este encantador pueblo) y sus excelentes vinos, cada vez más reconocidos y admirados.

 

Fotografía: Vista de Capileira desde Bubión, del Flickr de Carlos Alejo.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Comparte el sosiego en La Alpujarra"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo