El viaje perfecto, en Santillana del Mar

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

El viaje perfecto, en Santillana del Mar

Por Mi_Nueva_Edad, | 22 Abril, 2016

Pocos pueblos en España albergan tal cantidad de atractivos como los de la villa cántabra de Santillana del Mar. Un destino perfecto para compartir con tus amigos, que nunca debe escapar de tus planes de viaje.

El municipio con sus pequeños pueblos, apenas supera los 4.000 habitantes, siendo la propia villa la capital de su comarca y centro neurálgico de la misma, que se extiende unos kilómetros al interior y hasta el Mar Cantábrico.

Su patrimonio

Hay dos rutas principales para recorrer Santillana del Mar:

La ruta medieval transcurre por la parte más antigua de la misma. Esta época alto-medieval, conformó la fisionomía del pueblo en forma de “Y” a través del eje de las calles del Río, Cantón y Carrera (antigua Calle del Rey) con el de Juan Infante que lleva hasta la Plaza Mayor.

La villa se formó en torno a la Colegiata de Santa Juliana, sin duda el edificio más importante y bello de Santillana. De ella es todo destacable. Desde su estructura románica, hasta su bello claustro o su altar mayor con elementos del gótico flamígero y platerescos.

Destacables son las torres góticas defensivas del Merino y Don Borja, la torre del Velarde o la Casa de Leonor de la Vega.

La ruta renacentista y barroca nos depara otros tantos atractivos.

El renacimiento nos deja joyas como el Palacio de Velarde, la Casa de la Parra o el Convento de Regina Coeli con elementos góticos y renecentistas herrerianos.

Del barroco destacar el Convento de San Ildefonso, la Casa de los Bustamante, la de los Villa, de los Hombrones, el Palacio de Paredo Barreda, la Casa de Valdivieso, de Sanchez-Tagle o la de los Barreda-Bracho, actual Parador Nacional.

¿Te imaginas todo esto en un pueblo que apenas supera los 1.000 habitantes? Una verdadera maravilla para tu vista en donde la piedra, sus casas más humildes y sus callejuelas forman una armonía digna de admiración. Por algo es un destino de primer orden.

Villa de jardines

Especial interés tienen sus jardines y fuentes como el abrevadero y lavadero situado a un lado de la Colegiata de Santa Juliana.

De sus hermosos parques destacamos el del Campo Revolgo al lado del Puente de San Miguel en el extremo sur, con su bolera, una de las más antiguas de España y un espectacular roble centenario.

El Jardín del Palacio Peredo Barreda tiene un trazado del S. XIX de estilo francés geometrizado que se adentra en un bosque con un recoleto estanque. Busca ahí el árbol ginko originario de China y Japón. Una verdadera reliquia.

Museo de Altamira

¿No has tenido suficiente? Pues si, en Santillana del Mar se encuentra una de las cumbres indiscutibles del arte universal y si no vas a visitar el Museo de las Cuevas de Altamira, estarás condenado a volver. Dicen que el sobrecogimiento es tal, que la pregunta de “¿cómo es posible?” te rondará toda la vida.

 

Fotografía: Santillana del Mar por Aires Almeida (Flicker)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "El viaje perfecto, en Santillana del Mar"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo