La inteligencia emocional

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

La inteligencia emocional

Por Mi_Nueva_Edad, | 28 Marzo, 2016

No hay ninguna duda, de que una de las cosas que más valoramos en las personas es su inteligencia. A todos nos gustaría tener el coeficiente intelectual de Albert Einstein.

Sin embargo, medirla no resulta tan sencillo. Hay numerosos estudios y teorías sobre ella. Se dice que hay muchos tipos: la lingüistica, la espacial, la matemática, etc.

Inteligencia emocional-Inteligencia social-Inteligencia interpersonal

Algunos no la valoran lo suficiente, pero quizás sea la que mueve con más fuerza al mundo y a la vez la que más lo frena si se carece de ella.

En nuestras relaciones personales, ya sea con nuestra pareja, con nuestros hijos, con nuestros amigos o incluso con alguien al que acabamos de conocer, es muy importante saber leer al otro. La empatía, la observación, la relativización de ciertas cosas y prescindir todo lo que podamos del egocentrismo y el egoísmo, son la clave para poder compartir una vida más enriquecedora.

No se trata de ser una persona perfecta. Es más, ser inteligente emocional, es aceptar tus limitaciones y las del otro. Es conocerse bien para conocer a los demás y nunca sojuzgarse demasiado ni a los demás.

Hay algunos indicadores con los que puedes saber si eres inteligente en tus relaciones personales y que sirven de guía para que lo seas aún más, porque la inteligencia también se entrena:

-No tienes ningún problema en expresar con palabras aquello que sientes. El verbo fluye para llegar al puerto que buscas o para que otros lo encuentren.

-No tienes miedo al cambio, ni a que las circunstancias cambien. Incluso lo ves como algo positivo y aceptas cuando las cosas no son como esperabas. Eres flexible.

-Porque comprendes a los que te rodean y te pones en su lugar, eres una persona empática y te preocupas por los demás. Eres capaz de ayudarlos porque has sabido encontrar como son.

-Te conoces bien. Como sabes lo bueno y lo malo que hay en ti, potencias lo positivo y mejoras lo negativo. Como consecuencia, refuerzas tu autoestima. No haces leña del árbol caído, ni te regodeas en el pozo de tus propios errores. Lo hecho, hecho está. Solo hay que procurar no volver a cometerlos.

-Relativizas el daño que te hayan hecho y no guardas rencor, así que no te ofendes con facilidad. Como eres empático, sueles calibrar bien cuando no debes sobrepasar una linea.

-No esperas que te devuelvan un favor. Simplemente eres feliz ayudando al prójimo. 

-Tampoco te acercas demasiado a aquellos que te pueden hacer daño y dices que no a las personas tóxicas.

-Sin ofender a nadie, dices no a lo que no te interesa y hallas la mejor manera de decirlo.

-Valoras todo lo que tienes igual que a los que te rodean.

-No eres perfecto y tu vida tampoco. Sabes que es imposible alcanzar la perfección al igual que la felicidad plena, por eso disfrutas con las pequeñas cosas. 

-Te gusta estar solo a veces. De cuando haces una escapada en solitario y te gusta escuchar el silencio.

 

Fotografía: Fotograma de la película Inside Out de Pixar.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La inteligencia emocional"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo