El sexo de nuestros ancestros

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

El sexo de nuestros ancestros

Por Mi_Nueva_Edad, | 22 Febrero, 2016

Los últimos descubrimientos en el campo de la antropología (la ciencia que estudia al hombre y su evolución), están completando cada vez más, pieza a pieza, el puzzle que somos.

Un mundo por descubrir

Si hasta hace unos pocos años éramos simples Homo Sapiens Sapiens, la especie humana triunfadora sobre La Tierra y evolucionada del Homo Sapiens que partió de Africa, ahora resulta que somos algunas cosas más que eso: el producto de la fornicación de varias especies humanas del pasado.

Hace aproximadamente 200.000 años, surgió en Africa el Homo Sapiens, la especie de la que principalmente descendemos. Hasta ahora se creía que 65.000 años atrás, este homínido decidió que Africa no era suficiente para él y se encaminó a descubrir Asia, posteriormente Europa, Oceanía y por último América.

Sí, los seres humanos hemos descubierto los mismos territorios infinidad de veces.

Apetito sexual

Hace pocos años, se confirmó que esta especie había tenido, en su periplo hacia nuevos horizontes, algo más que contacto visual con otra especie anterior: los neandertales. Fruto de sus tórridos contactos, llegó la descendencia. Nuestro ADN desvela que los humanos actuales fuera del Africa subsahariana, tienen algo de Neandertales.

¡Extra! ¡Extra! ¡Últimas noticias!

Pero la cosa no queda ahí. La apasionante antropología nos sorprende con los últimos hallazgos. Un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en la ciudad alemana de Leipzig, encabezado por el español Sergi Castellano (¿cerebro en fuga?), acaba de averiguar que ese híbrido humano apareció mucho antes.

Parece ser que hace 100.000 años, hubo una avanzadilla de Homo Sapiens que consiguió llegar a Oriente Próximo y el sur de Arabia y se rindió también a los encantos de los neandertales. Esos primeros humanos modernos se extinguieron, pero dejaron rastros genéticos en sus primos.

La prueba de ello se encuentra en los restos de una neandertal, hallada en una cueva en Siberia a caballo entre Mongolia y Rusia.

Después vino la segunda oleada que ya conocíamos, esta vez con tal éxito que llegaron a expandirse por todo el planeta y ayudando, casi con total seguridad, a la extinción de los que antaño habían sido sus amantes ocasionales.

El protagonismo de Asia

Pero todo parece mucho más complejo de lo que se pensaba y la clave parece encontrarse en el gran continente asiático.

En 2010 se descubrió otra especie de neandertales que se separó del tronco principal hace 400.000 años. Se denominó denisovano. También se encontraron restos de él en la cueva antes mencionada.

Esta subespecie se encuentra presente en asiáticos actuales, humanos modernos de Oceanía y nativos americanos. Por si fuera poco, ha quedado constatado que hubo presencia de Homo Sapiens en este continente, hace 80.000 años como mínimo. Mucho antes de lo que se pensaba.

Una de cal y una de arena

Cada uno de ellos nos dejó un regalo en forma de genes. Recientes estudios apuntan que las alergias son una mala herencia de los neandertales. En cambio, nos legaron un mejor sistema inmune.

El puzzle, como decíamos, se completa cada vez más. Nuestro árbol genealógico es más complicado de lo que pensábamos. Somos el fruto de la pasión desatada de nuestros ancestros, ya fueran hermanos o primos.

Seguro que yacimientos como el de Atapuerca en Burgos, El Sidrón en Asturias, Vindija en Croacia, otras siberianas o chinas como la de Fuyan en el sur de China, nos van a dejar en los próximos años con la boca abierta y nos acercaran cada vez más a quienes somos realmente.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "El sexo de nuestros ancestros"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo