La Sierra de Hornachuelos: para quedarse.

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

La Sierra de Hornachuelos: para quedarse.

Por Mi_Nueva_Edad, | 19 Febrero, 2016

Hoy proponemos una escapada a la provincia de Córdoba. Más concretamente al Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos.

Son varias las razones que nos llevan hasta este parque natural, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, junto con otros muchos de los existentes dentro de ese paraíso natural que es Sierra Morena.

Un tesoro insustituible

Si nos detenemos más en profundidad en los motivos por los que es tan importante Sierra Morena, tenemos que destacar que conforma el bosque mediterráneo más importante del mundo por extensión y por riqueza botánica y faunística.

En nuestra humilde opinión, poca es la protección que de estos parajes se hace. Su riqueza es tal, que en pocos metros cuadrados encontramos más diversidad que en cualquier parte de Europa.

La sierra

El parque está repartido en varios municipios como son el propio Hornachuelos, Almodovar del Río, Córdoba, Posadas y Villaviciosa de Córdoba.

Dentro de su espacio natural podemos maravillarnos con sus frondosos bosques mediterráneos dominados por la encina en sus zonas más abruptas, junto con importantes poblaciones de alcornoques (aún hoy explotados por su preciado corcho), quejigos, acebuches, algarrobos o palmitos.

Más abajo, la dehesa cobra protagonismo junto con los cerdos ibéricos que en ellas se alimentan.

En las zonas de ribera de los ríos Bembézar, Retortillo o Guadiato, los sauces, fresnos, alisos y álamos son los dominantes del entorno.

Recomendación aparte merece el sendero de Guadalora, afluente del Bembézar, para deleitarse con su rica vegetación de ribera.

Este espacio natural es morada de una de las poblaciones de buitre negro más importantes de Andalucía, además de otras de leonado, águilas imperiales, perdiceras, cigüeñas negras, la tímida nutría, jabalíes y ciervos. Todo un entorno cambiante de profundos barrancos, ríos, embalses de gran belleza para recorrer a pie o en bicicleta.

Pueblos y rincones

Son muchos los encantos de la zona. Por ejemplo la Peña del Fraile, junto al abandonado convento de los Ángeles, que inspiró al Duque de Rivas en su famosa pieza teatral “Don Álvaro o la fuerza del sino”. Para llegar allí, sólo tenéis que recorrer el sendero del Bembézar.

En pleno corazón del mismo, es casi de obligada visita la aldea de San Calixto y su arquitectura blanca, dominada por el Convento de las Carmelitas Descalzas. Un remanso de paz y belleza difícilmente comparable.

Mención aparte merece el propio pueblo de Hornachuelos. Encaramado en una peña, sus retorcidas y empinadas calles con sabor árabe, el blanco de sus casas, algunas de ellas colgantes, sus cuevas y el embalse que podéis recorrer en barco y sentir el poder de la naturaleza de este rincón cordobés.

Pero, por si fueran pocos los atractivos, este pueblo cuenta con una sorpresa más, llamada el Palacio Moratalla. En él cabe destacar tanto sus inmensos jardines inspirados en Versalles como el propio palacio que fue lugar de retiro para descanso y caza de Alfonso XII y Alfonso XIII. Seguro que os cautivará.

Por último, aunque dejamos sin nombrar otros muchos tesoros de la zona, recomendamos la visita a Almodovar del Río. Un pueblo blanco con intrincadas calles que se precipitan hacia el río Guadalquivir y dominado por su imponente y bello castillo.

Éste, aunque tiene sus orígenes en las culturas celtíberas, dando paso después al castro romano y por fin a la fortaleza musulmana que le da el aspecto tan espectacular que hoy podemos admirar.

Probad su delicioso salmorejo y sus carnes. Haced acopio de su manjar más preciado: la miel. Dicen que de las mejores que degustaréis en la vida.

¿Quién no buscaría un hueco en la agenda, para pasar unos días en la Sierra de Hornachuelos?

 

Fotografía: Arroyo Guadalora

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La Sierra de Hornachuelos: para quedarse."

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo