El Madrid oculto (I)

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

El Madrid oculto (I)

Por Mi_Nueva_Edad, | 30 Diciembre, 2016

Compartir secretos, complicidad e intimidad es nuestra pretensión de hoy con la ciudad de Madrid. En tu viaje a la gran ciudad, conecta con sus pequeños grandes tesoros en buena compañía de amigos o pareja. Unos días diferentes de convivencia, de cultura y ocio en la capital del reino.

Efectivamente, Madrid ofrece siempre secretos ocultos incluso para los propios lugareños. Aquí os mostramos, en una primera entrega, algunos de esos pequeños grandes lugares que poca gente conoce y que no suelen incluirse en muchas visitas turísticas. No se lo cuentes a nadie.

Capilla del Obispo

Es, a nuestro modo de ver, uno de los edificios más bellos de Madrid. Uno de los pocos ejemplos del gótico (tardío, siglo XVI) en la capital y máximo exponente del renacimiento sobre todo en escultura.

Escondida tras una fachada renacentista en la Plaza de la Paja, en el barrio de La latina y detrás de la Iglesia de San Andrés, es un lugar de recogimiento por el que se accede por una escalinata.

Tras su puerta nos encontramos con un claustro herreriano reformado en el siglo XVIII. Lo primero que sorprende es su puerta en madera de nogal tallada por Cristóbal Robles y el gran Francisco de Villalpando, obra maestra del Renacimiento en España.

El interior de estructura gótica con bóveda estrellada, de pequeñas dimensiones, no desmerece su exquisita decoración plateresca, la belleza de su retablo y los sepulcros de alabastro de la familia de Vargas y Carvajal, obispo de Cáceres. De ahí el sobrenombre.

Otro secreto: las monjas del convento adyacente, suelen ofrecer cantos corales religiosos en horarios restringidos.

Advertencia: no vayas con prisas si las encuentras en acción, puesto que no querrás salir de ahi. Cantan como los ángeles.

Ermita de San Antonio de la Florida

Situada en las inmediaciones de Príncipe Pío, en el Paseo de la Florida y algo alejada de las rutas turísticas, es una ermita dedicada a San Antonio de Padua.

Cuando vayas, no debes confundirte pues justo a su lado existe otra gemela del principios del siglo XX que funciona como templo.

Pero la que nos ocupa, la del siglo XVIII, es famosa por albergar los frescos al temple del gran maestro Francisco de Goya, dedicados a la vida del santo, además de servir de panteón del artista universal.

Aunque Goya pintó también el ábside y la bóveda, lo que llama la atención son los frescos de su cúpula en donde los personajes representan un milagro de San Antonio de Padua.

Se asoman a una barandilla, entre lo onírico y lo fantasmagórico, en la parte baja de la cúpula, creando el efecto visual de que no existe sobre ellos estructura arquitectónica sino paisaje, nubes y azul celeste.

Esta impresionante obra preconiza sin duda el impresionismo posterior.

El “Madrid Moderno”

Por detrás de la Plaza de toros de las Ventas, entre las calles Roma y Castelar, se conservan un puñado de casas-chalets modernistas de las más de cien que hubo del proyecto “Madrid Moderno” y que por desgracia no se han sabido conservar.

Sin embargo, de este proyecto (bastante incomprendido en su época) que pretendía ofrecer una visión transformadora de las viviendas particulares en la capital, se conservan diseminados varios ejemplos de arquitectura modernista, en la que se combinan elementos como el ladrillo, los azulejos, el hierro o la madera, con el jardín particular o los miradores acristalados.

Merece la pena el paseo por este barrio para conocer un Madrid oculto para la mayoría de los visitantes.

Madrid es una ciudad para compartir secretos de viaje con amigos o en pareja. Unos días de convivencia de cultura y ocio diferentes. Cuando regreses, cuenta a tus allegados lo que has descubierto. Pero bajito, que nadie se entere.

 

Imagen: Frescos de San Antonio de la Florida de Francisco de Goya (Wikimedia Commons)

Ir a listado de noticias

1 comentario
0 favoritos
1 comentario en "El Madrid oculto (I)"

Encarna García Pérez escribió 3 de Enero de 2017 a las 19:16

¡Excelente recomendación!



Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo