Caricias e inteligencia emocional

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

Caricias e inteligencia emocional

Por Mi_Nueva_Edad, | 28 Diciembre, 2016

Compartir caricias es tan importantes como comer o beber. Están son un pilar fundamental en el desarrollo de nuestra inteligencia emocional. En nuestras relaciones cotidianas, ya sean de amor por la pareja o familia, o de amistad, el contacto directo y cercano, el tacto, nos ayuda a superar momentos difíciles y a reforzar la autoestima, la empatía y el sistema inmunológico.

Contacto y mundo virtual

Vivimos en un mundo en el que poco a poco las relaciones humanas se van alejando del contacto directo.

Los hombres, aunque con avances, lo siguen teniendo más difícil por el juego de roles que lastramos desde el pasado en el que mostrar los sentimientos, es sinónimo de debilidad o afeminamiento.

El mundo virtual a través de redes sociales es muy útil para mantener contacto y sentirnos cerca de los que queremos, pero jugará en nuestra contra si a ese “contacto” no añadimos los momentos de con-tacto necesarios para llegar a verdaderos momentos de empatía y de expresión de sentimientos.

Según el reputado psicólogo Claude Steiner, especialista en inteligencia emocional, controlar las emociones, identificarlas y expresarlas mediante palabras y caricias, nos ayudará a encontrar el camino hacia la felicidad.

Los sentimientos de rabia, celos, miedo, amor, tristeza o alegría deben ser identificados y analizados lo suficiente como para entendernos primero a nosotros mismos y después a los demás.

Estos son los principios básicos de la empatía y de la inteligencia emocional.

Controlar estos sentimientos es el siguiente peldaño en la escalera que nos llevará a entendernos y entender a los demás mejor, a perdonar y perdonarnos y a querernos y querer sin cortapisas y sin miedo a descubrirnos tal y como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.

El amor por los demás, es uno de los sentimientos más difíciles de expresar.

Como decíamos antes, en este punto el hombre es el que lo tiene más complicado, víctima del machismo practicado a lo largo de la historia.

Tradicionalmente la mujer estaba destinada a amar y el hombre a ser amado. La mujer ha tenido el papel de cuidadora, el de dadora de caricias físicas y de palabra y el hombre el de tótem de la fuerza.

Aunque cada vez queda más lejano aquello delos chicos no lloran, todavía es mucho más difícil para ellos identificar, expresar y controlar los sentimientos.

Educación a todos los niveles

De nuevo entra en juego uno de los principales pilares para construir una sociedad sana: la educación.

No solo es importante en la escuela, sino también en las personas mayores. De nada sirve si se les da las herramientas necesarias a los niños para conectar con la empatía hacia el otro, para iniciar una educación en el contacto físico, en el abrazo y el beso, si en casa no ve ningún reflejo en esos comportamientos.

Los mayores también tenemos la capacidad de seguir aprendiendo y la necesidad, puesto que muchas veces, los momentos dolorosos por los que todos transitamos, nos pueden llevar al aislamiento y a la sensación de incomprensión.

Es básico aprender a comunicar sentimientos tanto negativos como positivos para relativizar y para sentirse acompañado.

¿Quien no desea una caricia?

Estamos a veces tan poco acostumbrados a ellas, que cuando las damos o las recibimos, experimentamos un cúmulo de buenas sensaciones que nos hacen recordar esos momentos como hitos vitales.

Esos momentos subliman las relaciones, las enriquecen y nos vinculan inmediatamente con nosotros mismos y con los demás. Refuerzan el sistema inmunológico, nos hacen más felices incluso en momentos de infelicidad. Nos ayudan a superar cualquier bache.

Cultiva tu inteligencia emocional, siembra el amor, déjate acariciar y da caricias, abraza, besa y usa las palabras. Compartir lo bueno y lo malo que hay en ti, estrecha tus relaciones de pareja y de amistad. Acaricia, acaricia sin miedo.

 

Imagen: Abrazo (Pixabay.com)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Caricias e inteligencia emocional"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo