Convivencia de culturas en Tarazona

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Convivencia de culturas en Tarazona

Por Mi_Nueva_Edad, | 23 Diciembre, 2016

Nos vamos de viaje a tierras aragonesas. Concretamente a Tarazona, en la provincia de Zaragoza. Un lugar realmente bello a los pies del legendario Moncayo. Un pueblo de cultura milenaria que fue ciudad. Un enclave digno de compartir con amigos y de admirar un patrimonio único donde fue posible la convivencia de las tres grandes culturas.

A orillas del Río Queiles, a la sombra del Moncayo

El Queiles a dado vida a Tarazona desde tiempos anteriores a los romanos. Sus aguas, que más tarde desembocarán en el Ebro, surcan sinuosas a esta encrucijada de caminos entre el antiguo Reino de Aragón, el de Castilla y el de Navarra.

El Moncayo, con sus más de 2.300 metros de altura, a escasos kilómetros del núcleo urbano, es el otro personaje ilustre que parece proteger a Tarazona.

Si lo que buscas en estas tierras son paisajes de ensueño, llenos de misterio y de naturaleza, dirígete hasta sus inmediaciones y disfruta de sus bosques mediterráneos, de sus hayedos y robledales, de sus praderas y dehesas, de sus picos blanqueados gran parte del año y de sus tres circos de origen glacial.

Si hacia allí te encaminas, tu mirada no se resistirá a admirar el Real Monasterio de Santa María de Veruela de estilo cisterciense con partes que van del románico, al gótico y el barroco.

Conjunto histórico artístico

El barrio del Cinto es la parte más antigua de Tarazona y donde se encuentran gran parte de sus monumentos más importantes.

En el nos encontramos con numerosos paños de su muralla, torreones, arcos, pasadizos y callejuelas empinadas, serpenteantes y llenas todo el encanto de su pasado medieval.

Muchos son los palacios, casa blasonadas, iglesias, conventos y monasterios que asaltan al visitante a cada paso.

Así, en el paseo, atento a lo que tu amigos adviertan, puesto que hay muchos lugares interesantes.

Por citar una mínima parte de ellos nos detendremos en primer lugar en su gran Catedral de Santa María de la Huerta, de planta e interior gótico y con incorporaciones posteriores en otros estilos.

Representa el mejor ejemplo del gótico en Aragón aunque su claustro, la parte central de su torre y el exterior del cimborrio son mudéjares. Y es que por toda la población nos encontraremos con este estilo tan particularmente representado en Aragón, que fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Además, y por si fuera poco, contiene unas estupendas pinturas renacentistas.

Destacamos por otra parte, su extraño e impresionante Palacio Episcopal, un edificio de gran altura, construido en varias fases a partir de una fortaleza musulmana y terminado en el Renacimiento. Al observarlo parece que se precipita hacia el Queiles como una gran cascada.

De visita obligada es la Iglesia de Santa María Magdalena o el Convento de San Francisco.

Pasea por sus Casas Colgadas que se miran en el Queiles y que espían su judería, una de las mejores conservadas de la península. 

Visita la Mezquita de Tórtoles en una barriada más alejada del centro, su renacentista Ayuntamiento bellamente decorado o su impactante Plaza de Toros Vieja del siglo XVIII y que en realidad no es más que una plaza de viviendas barrocas que se usó como coso.

Acompaña de buen vino Campo de Borja

Inevitable comer bueno como se come aquí con embutidos y quesos de las tierras del Moncayo, con las famosas frutas y verduras de la huerta del Queiles, con sus carnes de cordero o conejo o sus guisos de pochas o judías blancas.

No hace falta nada para tragar sus estupendos manjares pero, ¿crees que serás capaz de hacerlo sin un buen vino Denominación de Origen Campo de Borja? ¡Pues claro que no!

Tarazona se nos hace irresistible por su cultura, sus costumbres, por ser lugar de convivencia de culturas cientos de años. Un lugar que compartir con amigos, en tu viaje por Zaragoza.

 

Imagen: Tarazona (Wikimedia Commons)

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Convivencia de culturas en Tarazona"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo