El camino de la felicidad, a través de la soledad

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

El camino de la felicidad, a través de la soledad

Por Mi_Nueva_Edad, | 17 Octubre, 2016

Hace no mucho tiempo que conocimos a Horacio, un hombre absolutamente cautivador y sabio, con algunas arrugas y muchas canas, que asegura haber encontrado el camino de la felicidad.

Sus secretos son la vida activa por dentro (curioso, ¿verdad?) y por fuera, mantenerse constantemente abierto a la cultura, a la política (no se refiere precisamente a los partidos políticos) en tanto que vive en sociedad, hacer planes con amigos y amigas y lo más importante para que lo demás fluya “como una fuente”, disfrutarse a uno mismo a través de la soledad.

Animales sociales

Horacio mantiene, y no anda equivocado, que nosotros “los monos-humanos”, necesitamos del grupo desde el comienzo de los tiempos. Somos animales conformados con el apoyo de nuestros semejantes, para prosperar en lo material y en lo espiritual. Como individuos estamos constituidos por el yo y por el otro.

Como hemos dicho muchas veces y basándonos en numerosos estudios, aquellas personas que más y mejores relaciones sociales tienen, son las que viven más y más sanas, y eso a él, no le cabe ninguna duda.

La compañía de los seres queridos te hace fuerte.

Entender la soledad

Horacio aprendió algunas lecciones de su abuelo, que también se llamaba Horacio, “un campesino asturiano que hablaba hasta con la hierba” (nos gusta como habla, porque parece un sabio de la antigüedad. Un filósofo de la Grecia clásica, un monje budista).

Nos contaba que desaparecía con su ganado unos días y volvía con la sonrisa puesta y dispuesto a charlar con sus amigos con un vino por delante y a hacer reír a todo el mundo. “Si no eres capaz de sentirte acompañado por la naturaleza y por ti mismo, difícil tendrás el no sentirte solo cuando andas con los que quieres”.

Esto nos hace reflexionar sobre aquellos míticos y místicos personajes de la historia, que vivieron gran parte de su vida en soledad y consiguieron ser plenamente felices. Tal vez porque fueron conscientes de que nunca se está solo, si lo que buscas es encontrarte a ti.

“Nos equivocamos cuando buscamos en la soledad la solución a los problemas cotidianos. La soledad hay que buscarla cuando se está en paz para enfrentarse a ellos cuando lleguen, con la serenidad del que se conoce a sí mismo y poder ofrecerse como una solución”. Pura filosofía.

El equilibrio

“Estamos hechos para compartir. Va impreso en nuestra genética de seres gregarios y pobre de aquel que se olvida de ello, porque estará tirando la vida a la basura”.

Horacio dice que le gusta ir al cine, al teatro o a comer con sus amigos y su familia, que los necesita para sentirse vivo y que siente como él, es esencial para ellos.

De la misma forma, también cree que siente la necesidad de alimentarse de si mismo de vez en cuando y “comer solo y reír solo en una sala y volver a los prados donde su abuelo pasaba solo muchas horas”, porque sabe que ese “equilibrio entre el yo y el nosotros, es la verdadera felicidad”.

Nos gusta tomar cafés de horas y caminar sin rumbo con Horacio.

 

Imagen: "Caminante sobre el mar de niebla" de Caspar David Friedrich (Wikipedia.org)

Ir a listado de noticias

3 comentarios
0 favoritos
3 comentarios en "El camino de la felicidad, a través de la soledad"

Francisca Abellón Cánovas escribió 17 de Octubre de 2016 a las 18:14

Muy cierto, tenemos que estar bien con nosotros mismos para estar bien con los demás. Necesitamos estar dentro de la comunidad.

Administrador de actividades escribió 17 de Octubre de 2016 a las 18:22

Es difícil encontrar el equilibrio, pero cuando lo encuentras es todo más fácil.

Encarna García Pérez escribió 17 de Octubre de 2016 a las 18:33

Acabo de leer el artículo. Me ha encantado porque veo reflejado lo que llevo pensando y practicando durante mucho tiempo. No tener miedo a quedarse a solas con uno mismo, aprender a conocerse y a quererse en su justa medida, encontrar tranquilidad y sosiego nos ayuda a vivir mejor y a hacer la vida más agradable a quienes nos rodean. A mí también me gusta Horacio y espero que cada día hayan más personas como él. El mundo está necesitado de ellos



Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo