Sí, sexo a partir de los 50

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Salud y Belleza

Sí, sexo a partir de los 50

Por Mi_Nueva_Edad, | 28 Septiembre, 2015

Se tienen habitualmente ideas preconcebidas sobre muchos temas asociados al paso de la edad. Sobre todo a partir de los 50, cuando se supone que nuestras capacidades físicas empiezan a decaer y se producen una serie de cambios asociados a la madurez.

Uno de los que más preocupan es como evoluciona nuestra sexualidad. Pero vamos a hacer hincapié en una palabra clave a la que muy pocos prestan la atención necesaria. Esa palabra es “evolución”.

A lo largo de la vida, nuestra vida sexual pasa por diversas fases y, aunque cada uno tiene una manera particular de atravesarlas y ninguna es igual a la otra, cada una es una evolución de la anterior.

La pregunta que planteamos es la siguiente: ¿por qué muchos y muchas piensan que la vida sexual se acaba o empieza a declinar a partir de cierta edad e igualmente para todos?

Los expertos sexólogos hablan bastante claro al respecto. A partir de los 50 se puede disfrutar de una vida sexual plena. Ni la menopausia en las mujeres, ni los problemas de erección o eyaculación prematura en los hombres, tienen por qué ser un obstáculo para seguir disfrutando del sexo. Cumplir años puede incluso jugar a nuestro favor si entendemos el sexo como una constante evolución a lo largo de la vida.

En la mujer

Naturalmente, las mujeres se topan en la menopausia con un punto de inflexión que afecta de manera significativa a su vida. Se producen cambios fisiológicos y psicológicos, la disminución de los niveles de estrógenos e incluso una menor lubricación vaginal. Esto último no es un problema real, basta con un buen lubricante para solucionarlo.

Pero la menopausia hace desaparecer la posibilidad de tener hijos y esto se puede convertir en una ventaja, al esfumarse las tensiones derivadas de la posibilidad de quedarse embarazadas.

Puede que el deseo sexual disminuya algo o que sea necesario emplearse más a fondo en los juegos sexuales preliminares. Las caricias comienzan a cobrar mayor relevancia en el acto sexual, porque poco a poco, el coito pasa a un plano no tan preponderante.

Hace poco se estrenó un documental sobre la vida de Thérèse Clerc, una activista francesa de 86 años. El título del film es “Menopausa Rebel” (Menopausia Rebelde) de Adele Tulli. En él, esta apasionante mujer, cuenta la verdadera revolución sexual que supuso para ella la llegada de la menopausia.

Liberada de los miedos a quedarse embarazada después de cuatro hijos y su divorcio, empezó a disfrutar plenamente de su sexualidad. Dice cosas como que “un cuerpo liberado responde al placer de una forma asombrosa”. Para ella, envejecer no ha sido una enfermedad sino una fiesta. Considera que “las mujeres tienen un tesoro entre los muslos que se llama clítoris”.

En el hombre

Aunque el hombre no sufre un cambio tan radical en su sexualidad como las mujeres con la menopausia, está claro que sobre todo a partir de los 50, esos cambios se producen.

Los problemas de erección, en su gran mayoría, son consecuencias psicológicas derivadas del estrés y la ansiedad. Como físicamente no responden igual que hace unos años, esa presión afecta a las erecciones. También existen los problemas relacionados con la eyaculación prematura. 

Todos estas dificultades, no tienen por qué ser una piedra en el camino de las relaciones sexuales, si somos capaces de adaptarnos a los cambios y apartar los complejos de nuestro lado. 

El engranaje sigue en marcha

Si nos fijamos bien, el puzzle de la evolución de la mujer y la del hombre encaja en el caso de las parejas heterosexuales. La mujer necesita más tiempo para la excitación sexual y el hombre también. Al no centrar el sexo tanto en la penetración y más en las caricias y en el juego, es mucho más sencillo llegar a ese estado de sensibilidad sexual en la mujer. También es más fácil alcanzar una erección satisfactoria en el caso del hombre y alejar así el temor a la eyaculación temprana. 

En el caso de las parejas homosexuales, está claro que también, ya que el camino transcurre de manera más paralela.

¡Y atención! No hay ningún motivo para pensar que aquellas personas que no tienen pareja estable, deben renunciar a tener una vida sexual activa, plena y satisfactoria. Estamos en el siglo XXI.

Como dice la sexóloga Charo Espín Collados, la edad no hace desaparecer el deseo sexual. Sólo cambia la manera de practicar sexo. Con el paso de los años, el cariño y las caricias van ganando relevancia. Es muy importante mantener una actividad sexual frecuente porque refuerza los vínculos de pareja y la autoestima. También señala la importancia de mantener una educación e información sexual como a cualquier otra edad.

Así que el sexo no acaba ni debe acabar a ninguna edad. Como la energía, sólo se transforma. Si no existen problemas de salud asociados, el sexo seguirá formando parte de nuestras vidas y se muestra como un camino aún por descubrir y del que aprender. Como en cualquier aspecto de la vida.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Sí, sexo a partir de los 50"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo