El Serengueti español, está en Cabañeros

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

El Serengueti español, está en Cabañeros

Por Mi_Nueva_Edad, | 25 Septiembre, 2015

Llega el otoño. Uno de los lugares que mejor lo representa en España, es el Parque Nacional de Cabañeros. En él, uno de los espectáculos naturales más impactantes e intensos de la naturaleza salvaje ibérica tiene lugar: la berrea del ciervo.

El parque

Situado en pleno corazón de Los Montes de Toledo, entre las provincias de Toledo y Ciudad Real y con una extensión de 42.000 hectáreas, es uno de los mayores triunfos de la ecología en España, puesto que gracias a la movilización de asociaciones ecologistas y la población civil, consiguió salvarse de ser un campo de tiro a final de los años 80, para convertirse poco tiempo después en Parque Nacional.

Se divide en dos zonas. Por un lado la parte de monte con alturas de hasta mil metros y por el otro las denominadas Reñas, que son llanuras entre los montes con una población de árboles dispersos más conocidas como dehesas.

Los montes están caracterizados por el valioso bosque mediterráneo, que en esta época del año se ve revitalizado por la llegada de las primeras lluvias y el aumento de caudal de arroyos como el de los Pescadores o del Brezoso y los ríos Bullaque y Estena.

Es ahora cuando los colores empiezan a tornarse amarillos y ocres en su vegetación caducifolia (quejigos y robles) y en brotes verdes los matorrales secos del verano que dan paso a bayas como las del madroño, las zarzas o el espino. Todo ello en contraste con el verde oscuro de encinas y alcornoques, la llamativa cornicabra o exuberantes plantas carnívoras y endemismos de la zona.

Brumas, saltos de agua como el de La Chorrera, cerca de Horcajo de los Montes o el de la Chorrera Chica en el Macizo del Rocigalgo y el esplendor de setas como los níscalos, las amanitas o los boletus, que podréis degustar en la localidades circundantes al parque como Horcajo de los Montes, Navas de Estena o Pueblo Nuevo de Bullaque, son otros de los muchos atractivos que ofrece este paisaje salvaje y esplendoroso en otoño.

El protagonista de la fauna es el ciervo, pero su riqueza no reside sólo en él. Tanto en la zona de monte como en las Reñas, el jabalí, el águila real, el águila imperial, la grulla común recién llegada del norte de Europa, una de las principales poblaciones de buitre negro, el buitre leonado, el aguilucho pálido, el esmerejón, el martín pescador y más adelante, ya al final del invierno, la cigüeña negra.

La sabana castellana

Pero la estampa que todos quieren ver en Cabañeros es la de berrea de los ciervos. Por supuesto que se produce en muchos puntos de la península, pero es aquí, en los Montes de Toledo y en particular en los pastizales de llanuras centrales de las Reñas, en donde se concentran el mayor número de estos rebaños.

Las lluvias activan la época de celo de los cérvidos que se reúnen en la dehesa. Los machos más poderosos empiezan a emitir sus gemidos y lo inundan todo. Reclaman su harén de hembras y comienzan interminables luchas chocando sus astas, muchas veces hasta la extenuación.

Con estos bramidos, mantienen la excitación sexual y todo, imagen y sonido, se convierte en una puesta en escena entre perturbadora y colosal. La naturaleza se expresa así con toda su energía.

La visión de estos grandes herbívoros, en estas inmensas llanuras salpicadas de encinas y alcornoques, es lo que ha llevado a comparar a Cabañeros, con la sabana africana. Si a esto unimos la presencia de grullas y jabalíes alimentándose de bellotas, el vuelo de rapaces y, sobre todo, del buitre en busca de carroña, muchas veces los ciervos más débiles o viejos que sucumben a la orgía sexual y las luchas por el favor de las hembras, nos acercamos a un paisaje muy parecido a las famosas llanuras del Serengueti.

Visítalo

El Parque Nacional de Cabañeros, ofrece numerosas opciones de visita. Para la observación de la berrea, las mejores horas son al amanecer y al atardecer. Pero se puede disfrutar de ella a cualquier hora del día.

Hay itinerarios de uso libre, pero también se pueden contratar visitas guiadas hasta en 4x4 que aseguran mucho más los avistamientos de animales.

Cabañeros se convierte en otoño en el escenario perfecto para los amantes de la naturaleza. No te lo pierdas.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "El Serengueti español, está en Cabañeros"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo