Para ir al baño, mejor en cuclillas

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Salud y Belleza

Para ir al baño, mejor en cuclillas

Por Mi_Nueva_Edad, | 21 Septiembre, 2015

Muchos de nuestros hábitos o necesidades fisiológicas diarias, tienen más de cultural que de beneficiosas. Hay muchas costumbres, que no son más que eso, costumbres que no nos aportan ningún beneficio, sino todo lo contrario, un inconveniente que a la larga nos puede traer incómodas y a veces graves complicaciones.

Este es el caso de nuestra manía con usar jabón y champú cada vez que nos duchamos o hacerlo con demasiada frecuencia. Hay que tener en cuenta que abusar de estos productos, destruye la capa lipídica de la piel y puede ser causa de la deshidratación de la misma. Incluso demasiada agua, puede afectarnos a la piel.

Pero uno de los casos que más nos llama la atención es la forma en la que vamos al baño. Muchos ya seréis conscientes de ello porque tal vez vuestros abuelos os lo hayan dicho alguna vez. Sobre todo en el ámbito rural: mejor en cuclillas.

El inodoro no es el invento perfecto 

Lo inventó, en el siglo XVI, Sir John Harrington, aunque ha evolucionado algo y tiene sus antecedentes en épocas pretéritas. Pero para nuestra fisiología, el simple agujero en el suelo es mucho más práctico.

En occidente, el inodoro (“la taza del water"), se ha impuesto de tal manera en nuestra cultura, que hoy en día sería impensable construir una casa sin esa pieza básica. Sin embargo no es tanto así en las culturas orientales, donde la forma de evacuar es bien distinta.

Efectivamente la mejor manera de defecar es en cuclillas y para ello hay una explicación. La microbióloga Giulia Enders nos explica por qué y también nos da una solución.

En cuclillas o con un simple banquito

Esta científica alemana explica en su doctorado, que el mecanismo de cierre de nuestra tripa no esta diseñado para abrirse completamente si estamos de pie o sentados. Al sentarnos, por lo tanto no “abrimos del todo la compuerta” y nuestro colon queda retorcido, con lo cual se produce un sobreesfuerzo y nos trae complicaciones posteriores. Es algo parecido a exprimirlo.

Como decíamos, en oriente se va al baño en cuclillas. Con ello, unos 1.200 millones de personas, evitan problemas como la diverticulosis, que son una especie de bolsas en el colon, y las temidas hemorroides.

La solución es bien sencilla si no queremos cambiar esta pieza clásica de nuestro baño. Colocamos un pequeño banco frente al inodoro y subimos ahí los pies. Nuestra postura será muy parecida a posicionarse en modo cuclillas.

Así que manos a la obra. Es una solución sencilla, que nos puede ahorrar muchos otros problemas. Lo haremos más rápido, más indoloro y sin molestas consecuencias.

 

Fotografía: Niño en cuclillas en la playa de Valencia. Joaquín Sorolla.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Para ir al baño, mejor en cuclillas"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo