Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

Cohousing: vivir en cooperativa

Por Mi_Nueva_Edad, | 14 Septiembre, 2015

Una de las palabras que más nos gustan y sobre la que se asienta gran parte de la filosofía de Mi Nueva Edad, es sin duda “compartir”. Con ello no estamos haciendo apología del comunismo, ni del movimiento hippie o de comunas, ni de la vida monacal, no os asustéis.

Compartir no sólo abraza lo material. Compartir va mucho más allá. Lo hacemos todos los días con una simple sonrisa, con nuestras vivencias. En definitiva, siempre que nos comunicamos damos algo nuestro y recibimos algo del otro.

Con nuestra idea de compartir casa, vamos mucho más allá de ese tipo de intercambio intangible. Porque creemos que es una buena solución económica de futuro. Porque creemos que solventa muchos problemas de soledad y como consecuencia de ello de salud. Porque se consigue una mayor eficiencia energética y porque alejamos la idea dependencia de la familia y del estado.

Cohousing

Pero existen otras opciones a la de compartir casa. Desde los años 60 y con origen (como no, en un país escandinavo) en Dinamarca, el “cohousing” o las llamadas cooperativas de viviendas, han tenido tal éxito que es un fenómeno en alza y que se extiende rápidamente por Europa y Norteamérica.

¿En qué consiste?

Un grupo de personas deciden poner en marcha un nuevo proyecto de vida y de convivencia. No se trata de renunciar a la propiedad privada. Se trata de diseñar un proyecto conjunto de convivencia, partiendo del propio diseño arquitectónico, en el que las decisiones serán acordadas para facilitar un lugar amable con todos y con el entorno, con espacios comunitarios y privados.

Existen muchos tipos de experiencias. Desde familias con hijos, pasando por comunidades gays, grupos séniors o fórmulas mixtas. Generalmente sus componentes prefieren diseñar espacios eficientes, bioclimáticos y vivir en un entorno colaborativo, con zonas comunitarias (pueden ser cocinas, gimnasios, guarderías, salones de actos o multiusos, etc.), en los que cada uno aporta su experiencia para el bien común, pero preserva su espacio de intimidad e independencia. Son lugares afables con las personas y con la naturaleza. Son hogares sostenibles.

Los gastos comunitarios son compartidos y dependen de lo que se acuerde previamente. Por ejemplo, una comunidad puede decidir si el servicio de limpieza se contrata externamente o las tareas recaen sobre sus miembros. Lo mismo puede ocurrir con la cocina o con cualquier otra necesidad.

El cohousing sénior

Cuando los hijos se emancipan aparece el “síndrome del nido vacío”. El hogar se agranda y los espacios sobran. Nuestra cultura mediterránea se ha apoyado mucho en la familia. Aquello de “cuida de tus hijos hasta que tus hijos cuiden de ti”. Pero los tiempos han cambiado y más que cambiarán.

Por eso estas ideas novedosas basadas en lo compartido, están tomando tantos vuelos. Las cooperativas séniors se tornan en una de las soluciones más exitosas. En España ya hay varios felices ejemplos. Trabensol al norte de la Comunidad de Madrid, Los Milagros en Málaga, Profuturo en Valladolid o Convivir en Cuenca que acaba de terminar sus obras.

Sus miembros crearon una comunidad ajustada a sus necesidades, a sus valores y a su estilo de vida. Con ello han conseguido seguir siendo independientes, han liberado de cargas a sus hijos, si los tienen, y su calidad de vida a mejorado considerablemente. Se muestran más activos y más creativos. Para muchos es un renacimiento.

También existen iniciativas como livingcohousing.com que ya está desarrollando proyectos por todo el territorio. En próximas entradas profundizaremos más en sus proyectos a través Jose Luis Suárez, uno de sus socios fundadores.

Mi Nueva Edad y el cohousing

Ante todo somos una iniciativa social. Como lugar de confluencia, tenemos todas las herramientas para que conozcáis a personas interesadas en cualquier modelo vital. Mediante nuestro test de amistad y de convivencia, descubrir a alguien próximo es sencillo.

Este tipo de proyectos requieren de un tiempo de preparación y planificación. Por eso pensamos que tenemos el instrumento eficaz para conectar con personas afines, que participen de vuestro ideal, de vuestra manera de vivir.

Mi Nueva Edad es un punto de encuentro, para un viaje compartido.

 

Fotografía: Cooperativa de viviendas en Vaugan, Friburgo, Alemania.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 comentarios en "Cohousing: vivir en cooperativa"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo