¿El pueblo más bonito de España?

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

¿El pueblo más bonito de España?

Por Mi_Nueva_Edad, | 11 Septiembre, 2015

No nos gustan mucho las listas y clasificaciones que titulan como “Las playas más bonitas de...”, “los pueblos más bonitos de...”, etc. Sin embargo, no caer en la tentación de calificar a Albarracín como uno de los pueblos más bonitos de España resulta bastante difícil.

En la provincia de Teruel y dentro de los célebres Montes Universales, a 1171 metros de altitud, sobre una colina y casi rodeado por la hoz del río Guadalaviar, se dibuja la silueta de este pueblo de color rojizo e imponentes murallas, que está en la retina de muchos de nosotros y con razón.

Apenas sobrepasa los mil habitantes. Ha conseguido en los últimos años y gracias en gran medida al turismo, frenar la despoblación que afecta como un virus a gran parte de la España rural.

De la prehistoria a la corona de Aragón

En los alrededores de Albarracín, podemos encontrar multitud de cuevas y abrigos con valiosísimos restos de pinturas rupestres, de las denominadas del arco mediterráneo, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Restos posteriores de celtas, romanos, visigodos confirman la permanente presencia humana en la zona. Pero es en la época musulmana, cuando Albarracín alcanza su época de esplendor, que se mantendrá hasta después de la reconquista por parte de Pedro II de Aragón, en dónde llegó a tener obispado propio.

Callejuelas, casa colgantes y monumentos.

La fase musulmana marcó definitivamente el trazado del pueblo. De hecho, Albarracín llegó a formar un reino taifa independiente durante casi un siglo, comandado por la familia de los Razín, de ahí su nombre.

Sus calles estrechas, llenas de recodos y empinadas, con escalinatas y pasadizos o asomadas al acantilado del río Guadalaviar, hacen del paseo una permanente sorpresa con un fuerte sabor genuino. No te pierdas detalle de la forja de la zona en sus rejas o las aldabas en forma de dragón de sus casas.

A esto se suma la esporádica sorpresa de alguna pequeña plaza de construcción posterior cristiana, como su recoleta Plaza Mayor o la plaza del Ayuntamiento y su Casa Consistorial, con los balcones de madera que caracterizan las construcciones de la comarca, además del color rojizo del yeso de la zona y el entramado de vigas de madera. Las casas colgantes, que casi se precipitan sobre el Guadalaviar, son otro de los atractivos de Albarracín. Además tenemos otros edificios y casas solariegas como la de la Julianeta en el Portal de Molina, que conforman este paisaje urbano tan pintoresco.

Pero son la Catedral de El Salvador del siglo XVI, el Palacio Episcopal con su portada barroca y el castillo de origen andalusí, pero reformado en época cristiana (siglo XIV), sus monumentos más icónicos junto con el conjunto de murallas del siglo XV. De las murallas destacan la Torre del Andador y la Torre de Doña Blanca del siglo X y XI.

Come, come y come

Gachas con matalauva a base de trigo o de las autóctonas guijas, migas y gazpacho serrano acompañado de conejo, guisos de cardos y borrajas con patatas o salsa de almendras, escabeches de cordero o de truchas de la zona y como no, las setas con los níscalos como protagonistas. ¡La boca agua!

Entorno natural

Pero no te puedes ir de Albarracín sin visitar los parajes que la circundan. Por un lado los Montes Universales y por otro la Sierra que toma su nombre del pueblo. Muy cerca se encuentra en nacimiento de algunos de los ríos más importantes de la península como son el Júcar y el Tajo. Pero también encontrarás, además del Propio Guadalaviar, el Cabriel, el Jiloca, muchos arroyos y pequeñas lagunas.

Encinares, pinares de rodeno y su característico color rojizo, sabinas, acebos, robles y praderas, dan cobijo a corzos, ciervos, jabalíes, el gato montés o aves rapaces y migratorias, en un entorno de escarpados roquedales, cañones, barrancos y profundos valles.

Eso si, en invierno hace bastante frío, así que septiembre y octubre se convierten en meses ideales para su visita. Más aún si lo tuyo son las setas, porque con la llegada de las lluvias te las encontrarás por todas partes.

Para terminar de seducirte, no te olvides que en esta zona, puedes disfrutar de uno de los cielos nocturnos más limpios de España. Es un espectáculo que no puedes ignorar.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "¿El pueblo más bonito de España?"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo