La romántica Maastricht

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

La romántica Maastricht

Por Mi_Nueva_Edad, | 07 Agosto, 2015

Maastricht es probablemente, la ciudad más bella de Holanda. Pasear por sus calles es notar el peso de la historia de una de sus ciudades más antiguas y emblemáticas.

El carácter de una ciudad cosmopolita

Capital de la provincia de Limburgo, se sitúa al sur de los Países Bajos, entre Bélgica y Alemania. Da la sensación, y así es, que tiene mucho más que ver sobre todo con Flandes, que con los propios Países Bajos.

Es famosa también por ser la ciudad en donde se firmó el famoso tratado por el cual la Comunidad Económica Europea pasó a llamarse la Unión Europea, aunque ya todos sabemos que es un tratado que hoy en día queda en entredicho.

Política aparte, es conocida por muchos motivos más. Para empezar es la ciudad más romántica de Holanda. El carácter de sus gentes es considerado incluso por los holandeses, como mucho más abierto o “mediterráneo”, menos nórdico. El cosmopolitismo probablemente, está marcado por su situación geográfica fronteriza y por encontrarse tan cerca de ciudades como Lieja en Bélgica o Aquisgrán en Alemania.

Y es que aunque los primeros restos que se conocen de asentamientos humanos datan del neolítico y vestigios también de los celtas, fueron los romanos los que al construir un puente sobre el río Maas, pusieron los verdaderos cimientos de esta hermosa ciudad. De hecho este es el origen de su nombre, Mosae Trajectum que significa el que cruza el Mosa (nombre del río Maas en español), en referencia al puente construido.

A lo largo de su historia ha estado en manos españolas, francesas, belgas y alemanas ya en la Segunda Guerra Mundial.

Que ver en Maastricht

La plaza Vrijthof

Es sin lugar a dudas uno de los lugares más bulliciosos y transitados de la ciudad. En ella además de disfrutar de sus numerosas terrazas en verano, te encontrarás con numerosos monumentos tales como la Basílica de San Servacio, primer obispo de la ciudad.

Es una imponente catedral románica que alberga los restos del santo y que fue un importante centro de peregrinación en la Edad Media. No te pierdas la criptas y todos sus tesoros.

Las fortaleza de San Pedro

Por su impronta fronteriza, Maastricht cuenta con esta impresionante fortaleza de principios del siglo XVIII. Se encuentra en la parte más alta de la ciudad. Sólo por contemplar las vistas merece la pena el ascenso. Su visita debe ser concertada.

Las Cuevas de San Pedro

Son infinidad de galerías a una temperatura constante de diez grados. Su origen data de excavaciones mineras romanas de extracción de marga. Estos tuneles han servido de refugio a los habitantes de Maastricht en sus numerosos sitios.

El Bonnefantenmuseum

Este estupendo museo hace un recorrido por la Historia del Arte desde el 1200 hasta el siglo XX con artistas vinculados especialmente al arte holandés y flamenco.

Valkenburg aan de Geul

Es un municipio cercano en el que desde su preciosa estación ferroviaria, sus parques temáticos, el castillo a más altura de toda Holanda, el teleférico, minas de margas con restos de pinturas romanas y sus espacios naturales adaptados para el senderismo, podrás disfrutar de un día realmente encantador y divertido.

Ciudad de mercados

El más famoso es el que se celebra en la plaza Markt, de ahí su nombre. Cada miércoles y viernes todo tipo de productos rodeado de las murallas de la ciudad y de espectaculares mansiones. Pero además no será extraño que te tropieces con muchos más en los que encontrar desde muebles, ropa, flores o productos orgánicos.

Y mucho más

La ciudad no es muy grande, así que pasear y admirar su arquitectura, sus iglesias medievales, sus puentes, disfrutar de su gastronomía de gran prestigio y como no, un paseo en barco por el río Maas completarán un viaje verdaderamente de ensueño.

Fotografía: Panorama de Maastricht con la Basílica de San Servacio.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La romántica Maastricht"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo