Los mayores, de moda

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Comunidad

Los mayores, de moda

Por Mi_Nueva_Edad, | 10 Agosto, 2015

Si, últimamente muchos lo estamos escuchando, ser mayor está de moda y eso nos gusta.

Hacia finales del siglo XX y principios del XXI parecía que ser mayor era estar pasado de moda, era haber acabado la vida activa y pasar a la pasividad, a dejarse llevar por la corriente.

Claro, paralelamente, la esperanza de vida se ha disparado en los últimos años y por ejemplo, si considerabamos que tras la jubilación empezaba la vejez o la horriblemente llamada tercera edad y que quedaban pocos metros en el camino, pronto nos dimos cuenta que en realidad podían ser kilómetros.

Los sabios

Antiguamente y aún hoy en día, sabio era sinónimo de anciano, de maestro. Las sociedades se apoyaban en sus consejos y en su experiencia. La vida les había deparado experiencias, aciertos y muchos errores. La templanza de la edad, la distancia y el tiempo son los mejores ingredientes para guiso de la reflexión y el razonamiento.

Todos sabemos que gran parte de esa tradición se ha perdido y el anciano cede terreno en favor de la juventud, la vitalidad y la belleza en su significado más estrecho o pacato.

Lo más grave de todo este asunto, es que muchas veces se les ha hecho creer que era su obligación anularse y quedarse con muy pocas funciones como ciudadano activo: votar cada cierto tiempo y ser [email protected] Tan sólo en algunas tribus perdidas y “primitivas” el sabio-anciano sigue manteniendo el estatus y el prestigio que se merece.

Pero no sólo el problema afecta a los jubilados. Mucho más grave es el caso de aquellos a los que la jubilación les queda todavía a veinte años de distancia. Esta sociedad empieza a arrinconarlos muy pronto. Parece como si quisiera convencernos de que o hemos conseguido el éxito a los 45 años o nuestra esperanza de aspirar a una vida mejor, a seguir evolucionando, a tener metas y sueños se tiene que desvanecer para dar paso a la juventud. Como si la vida fuera una guerra constante contra el tiempo y nuestro enemigo fuera la juventud que se ha ido o que empieza a retirarse.

Esta lucha es absurda e inventada. Nada más lejos de lo que la sociedad realmente necesita y parece que estamos despertando. La experiencia y la vitalidad no están reñidas. Ni los más mayores carecen de vitalidad ni los más jóvenes de experiencia. El binomio es la solución.

Mayores en la brecha

Tenemos muchos ejemplos para demostrar que ser mayor no es una tara sino un valor:

A nadie se le ocurriría decir que el seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque, está acabado. Tampoco que el que fuera entrenador del F.C. Barcelona, Pep Guardiola, es peor o mejor entrenador por ser más joven. Son dos personalidades del deporte. Sus edades poco tienen que ver con su profesionalidad.

Tampoco nadie se atrevería a decir que Mario Vargas Llosa o Paul Auster deberían dejar de escribir para dar una oportunidad a jóvenes escritores. Es absurdo porque ellos siguen siendo referentes literarios para otros escritores y seguirán leyendo sus novelas lectores de cualquier edad.

Se nos vienen a la cabeza otros muchos ejemplos. Los incombustibles Rolling Stones no están pasados de moda.

El Papa Francisco se está convirtiendo en un referente para muchos jóvenes. José Mujica, el expresidente de Uruguay, es ya una gran personalidad dentro del mundo de la política internacional, independientemente de las tendencias de cada uno, por sus valores y su coherencia.

En España tenemos el ejemplo de la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena. Ella acaba de tomar asiento, pero el hecho de que mucha gente la haya apoyado en las elecciones, indica que para muchos, incluyendo a los jóvenes, la edad no es un problema sino una virtud.

Intercambio intergeneracional

Por eso consideramos que la comunicación y el trabajo codo con codo entre generaciones es tan importante. Porque las sinergias y el entendimiento tiene que caminar en esa dirección y cada vez con más potencia.

Estamos obligados a ello, por el respeto que se merecen nuestros padres y nuestros abuelos, por el respeto de las personas que se encuentran en su nueva edad, esa en la que no eres un jovenzuleo, pero en la que estás muy lejos de ser un anciano, y estamos obligados por el cambio social que ya se está produciendo: el envejecimiento de la población.

Ir a listado de noticias

1 comentario
0 favoritos
1 comentario en "Los mayores, de moda"

Encarna García Pérez escribió 16 de Agosto de 2015 a las 17:44

Completamente de acuerdo con el planteamiento. La colaboración de jóvenes y no tan jóvenes es lo que permite avanzar. Todos podemos aportar algo en un determinado momento.



Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo