Mitos y leyendas urbanas

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Cultura y Ocio

Mitos y leyendas urbanas

Por Mi_Nueva_Edad, | 20 Julio, 2015

Muchas veces un bulo generado por “no se quién”, “no se sabe dónde” y tampoco cuando, se extiende como lo pólvora y es imparable.

A veces provienen de certezas pasadas y que con el tiempo han sido desmentidas. Otras, simplemente fue una ocurrencia de algún espabilado y claro, por ser lo que es, le creyeron sus amigos y corrió su razonamiento hasta los confines del mundo. También puede provenir de una exageración o una ironía no muy bien entendida. Porque en ocasiones, preferimos tragar con absurdos antes que informarnos bien de lo que se trata, sin malas intenciones, sólo por vagancia. 

Pero el caso es que arrastramos muchas falsas creencias que no son más que mitos. A continuación muchas de esas certezas, quedarán relegadas para siempre en el cajón de las leyendas urbanas que todos nos tragamos alguna vez y ahora nos ruboriza haber creido.

Los “cuentos chinos”

1. Si una superficie está sucia y se nos cae en ella un alimento, no importa los segundos que el alimento esté en contacto con la superficie, irremediablemente el alimento estará contaminado. Así que cuidado con los movimientos bruscos para recogerlo. Nos podemos causar una lumbalgia absurda y puede ser peor el remedio que la enfermedad. Lo mejor es desechar el alimento si no estamos seguros de la higiene del lugar.

2. Dejar los tubos fluorescentes siempre encendidos porque consumen mucho al prenderlos no es una buena idea. Es cierto que consumen mucha energía con el encendido, pero no es para tanto. No compensa.

3. El sol no es amarillo. Lo vemos así debido a nuestra atmósfera y se retoca en las imágenes que nos muestran para mantener la idea que de él tenemos. En realidad es blanco. ¡Y no es una bola de fuego! Sólo brilla debido a su reacción nuclear.

4.Nuestra inteligencia se puede desarrollar constantemente si ponemos los medios necesarios para ello. Pero es falso aquello de que sólo usamos un 10% de nuestro cerebro. Lo usamos todo. No a la vez, ya que cada zona está especializada, pero en la evolución no hay nada que permanezca si no la usamos. Las partes del cuerpo que ya no cumplen una utilidad tienden a desaparecer como ocurrió con nuestra cola. Por cierto que las neuronas si se pueden regenerar. Este es otro falso mito que todos nos hemos tragado.

5. La vitamina C no previene los resfriados. Nos sirve para curarlos, eso si. Para prevenirlos es importante una buena alimentación porque nos ayuda a estar más sanos y esto incluye la vitamina C, pero también la B, la D, los aminoácidos, las proteínas, etc. Y el frío no causa resfriados, el causante es un virus. Cuando hace frío permanecemos en espacios cerrados y es más fácil que alguien nos contagie. Lo que si provoca es el debilitamiento del sistema inmune.

6. No es cierto que tengamos 5 sentidos. De hecho tenemos algunos más. Podrían ser hasta 20 según algunos estudios como la propiocepción, que nos permite saber dónde están las partes de nuestro cuerpo, el equilibrio o la termocepción, ese por el cual sabemos que este verano está siendo excesivamente caluroso.

7. Cortar el pelo no lo hace más fuerte. Si fuera así acabaríamos todos con pelos de elefante.

8. ¿Los peces no tienen apenas memoria? Pues si que la tienen. Son capaces de aprender y de retener información. Si no, ¿cómo se explica que acudan al mismo lugar al que les echamos migajas en los estanques?.

9. No pasa nada si despertamos a un sonámbulo. A lo sumo se sentirá desorientado o molesto. Pero esto no sólo les pasa a los sonámbulos.

10. Einstein no suspendió matemáticas. Si es cierto que tuvo la ayuda de otros en sus cálculos. Quizás la que más le ayudó fue su primera mujer, Mileva Maric.

11. La muralla china no se ve desde el espacio a simple vista. Necesitaríamos un telescopio para ello. Con lo cual, mito caído.

12. Los Reyes Magos no fueron tres. Realmente no se sabe si verdaderamente existieron. De hecho se habla de magos en los evangelios. Unas tradiciones dicen que fueron dos, otros doce...Ya en el siglo V el Papa León I los dejó en tres y un siglo después se les busco nombre.

13. Eso de que en los tiempos de los Reyes Católicos una ardilla podía cruzar la península de árbol en árbol es falso. De heho, las mesetas más o menos han sido así por milenios.

Y podríamos seguir y seguir con las falsedades que inundan nuestras creencias, pero realmente la lista podría ser interminable. Lo único que podemos hacer es no tomar como cierto, aquello que nos llega a través de un chisme o aquellas afirmaciones que forman parte de la literatura. Y la literatura, todos lo sabemos, ficción es.

Ir a listado de noticias

1 comentario
0 favoritos
1 comentario en "Mitos y leyendas urbanas "

Encarna García Pérez escribió 26 de Julio de 2015 a las 18:57

Me gusta!!!. Yo añadiría el uso de refranes para confirmar rumores y cotilleos varios, por ejemplo, "cuando el río suena...". Personalmente no lo soporto.



Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo