La explosión de los sentidos en Urdaibai

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

La explosión de los sentidos en Urdaibai

Por Mi_Nueva_Edad, | 19 Junio, 2015

Urdaibai es uno de los rincones más bellos del País Vasco. Es una reserva natural en torno a la desembocadura del río Oka, en la provincia de Vizcaya.

A muchos les sonará poco este nombre, pero si hablamos de Guernica, Bermeo y Mundaka, quizás les suene más, pues estas son las poblaciones que lo circundan, dentro de la comarca de Busturialdea.

Naturaleza e historia

Es el humedal más importante de Euskadi y está declarado como reserva de la Biosfera desde 1984. Es además, Zona de especial Protección para las Aves, por ser un enclave de vital importancia para las aves migratorias. No os podéis perder el Urdaibai Bird Center. Es un centro de interpretación para las aves que hará las delicias de los amantes de la naturaleza.

La mejor forma de conocerlo es partiendo del histórico pueblo de Guernica, que se sitúa al fondo de la ría que forma el Oka. Un paseo por la localidad y la visita al famoso árbol son obligados.

Un espacio de gran diversidad

El parque natural, está compuesto por una amalgama de ecosistemas.

-El monte circundante, con encinares cantábricos, robles, castañares, coníferas, cultivos (muy respetuosos con el entorno) y pastizales. La naturaleza caliza de el terreno, permite que se haya desarrollado todo un sistema kárstico con numerosa cuevas y galerías, exuberancias fluviales como las de Bollar, Basondo y Mallucu o tremendos sovavones como los del monte Muruaga.

-El río que se va transformando en ría, hasta llegar al estuario y a las marísmas alimentadas por la subida de las mareas.

-Y por fin llegar a la costa plagada de acantilados como el de Ogoño, de pequeñas calas y de playas de grandes dimensiones como las de Laga y Laida, que cambian de forma, como si tuvieran vida propia, debido a las mareas y a los temporales más frecuentes en otras épocas del año. Todas ellas de una belleza sobrecogedora.

En la costa no nos podemos olvidar la contemplación de las islas cercanas. La más grande es la de Izaro, frente a Mundaka, aunque perteneciente a Bermeo. No se puede acceder a ella porque es la reserva de aves marinas más importante del País Vasco. Las más pequeñas son la de Sandinderi, que es una isla interior, pues sólo se ve rodeada de mar cuando la marea está alta y la de Txatxarramendi, que está unida con tierra firme por un puente.

El mirador

Una de las visitas obligadas es la ermita de San Pedro de Atxarre. Se sitúa en un alto justo en la desembocadura del Oka y se accede al camino desde el pequeño pueblo de Akorda. Tras una subida de una hora aproximadamente, la recompensa son unas vistas espectaculares de la ría y la desembocadura y de los pueblos de Mundaka, Bermeo y Sukarrieta.

El buen comer

Y que os vamos a contar que no sepáis de la estupenda fama internacional de la gastronomía vasca. Así que, a comer buen pescado de la zona y buenos pinchos en Bermeo y en Mundaka o en cualquiera de los pequeños pueblos cercanos. Naturaleza, clima templado, playas y buen comer en Urdaibai. Para perderse unos días.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La explosión de los sentidos en Urdaibai"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo