Muévete y se feliz

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Vida Activa

Muévete y se feliz

Por Mi_Nueva_Edad, | 10 Junio, 2015

Que hacer ejercicio es bueno para la salud es algo que todo el mundo sabe. Los beneficios físicos se hacen palpables en cuanto llevamos un tiempo practicando cualquier deporte, siempre que lo hagamos de una manera controlada y correctamente. Esto último es muy importante, no lo olvidemos, para evitar lesiones o sobrecargas.

La búsqueda de la felicidad

Seguramente también hayáis oído que la actividad física genera felicidad. ¿Pero cómo? Pues bien, he aquí la explicación sobre esta cuestión y más curiosidades sobre como lo “físico” afecta de manera positiva a lo “mental”.

Cuando hacemos cualquier esfuerzo, inmediatamente el cerebro entiende esto como un estado de estrés. Es sencillo, se pone en guardia porque piensa que corremos un peligro. Si corremos, por ejemplo, nuestra mente asocia esta situación a que algo nos amenaza y es ahí cuando se desencadenan los mecanismos de defensa.

La droga natural para ser felices

El cerebro empieza a generar una proteína llamada BDNF (siglas de Brain-Derived Neurotrophonic Factor), que posee un elemento protector y reparador para las neuronas. Además produce un efecto de “reinicio”. Lo mismo que hacemos con nuestro ordenador cuando no responde: apagarlo y volverlo a encender para que todo vuelva a funcionar. Por eso, después de hacer deporte, vemos las cosas más claras, nos sentimos liberados.

Pero hay más. Las endorfinas, esas hormonas que generan la sensación de felicidad, también se liberan cuando le damos movimiento al cuerpo. Se producen para mitigar las malas sensaciones derivadas del ejercicio. Bloquean la sensación de dolor y producen un cierto estado de euforia. Por eso a veces parece que "nos comemos el mundo" cuando hemos movido el esqueleto.

Tanto la BDNF, como las endorfinas crean adicción. Pero no os preocupéis, todo en ellas es positivo. Esto hará que poco a poco vayáis creando un hábito y cueste menos ponerse en marcha. Será el cerebro el que cada vez os pida más.

Más resultados sorprendentes

Un estudio de la Universidad de Penn State, afirma que hacer ejercicio ayuda a la concentración y a la productividad. Es más, no importa si lo hacéis regularmente. Lo que realmente importa es que lo sea en ese día para obtener felicidad y concentración en el trabajo, en los estudios o simplemente leyendo. Pero evidentemente, mejor ser felices y productivos todos los días.

Y para los más perezosos no os preocupéis, pues sólo son necesarios unos minutos nada más. El cerebro genera estas sustancias en los 20 primeros minutos del esfuerzo.

Si estáis pasando por una mala racha y os sentís [email protected], no hay mejor recomendación que moverte en bicicleta, nadar, andar, hacer yoga, pilates, correr o simplemente bailar. Así que manos a la obra. Un poco de esfuerzo y seréis felices.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Muévete y se feliz"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo