Cáceres: La torre y la cigüeña

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Cáceres: La torre y la cigüeña

Por Mi_Nueva_Edad, | 29 Mayo, 2015

Es una de las ciudades más bellas de la península sin duda. Su conjunto histórico-artístico fue declarado Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986. El que la visita no se olvida de ella y la promesa de volver a sus calles, se la hace cada uno de sus visitantes.

De origen romana (por ella discurre la famosa Vía de la Plata), empieza a cobrar verdadera importancia con el periodo musulmán. Pero es el siglo XV y el siglo XVI, el momento de máximo esplendor de la ciudad y al que debemos la imagen que de ella tenemos. Es uno de los conjuntos medievales y renacentistas mejor conservados de toda Europa.

Pasear tranquilamente por su casco viejo, sin rumbo, es una experiencia deliciosa. Un auténtico viaje al pasado. Se produce la sensación en la mayoría de sus rincones, de que el tiempo se ha detenido. Las numerosas torres y tejados de sus palacios, iglesias y murallas, son morada de las cigüeñas y con el buen tiempo, de los vencejos.

Lugares imprescindibles

Cáceres ha sabido preservar un extraordinario patrimonio. La ciudad nueva se extiende fuera de sus murallas. La Plaza Mayor es el acceso principal a la ciudad antigua. Es una plaza rectangular con soportales y edificios de distintas épocas. Es el verdadero epicentro de la ciudad. De ella destacaremos la famosa Torre del Bujaco, auténtica construcción árabe con la anexa ermita de la Paz.

Desde la Plaza mayor accedemos a través del famoso Arco de la Estrella del siglo XV, a la ciudad monumental. A partir de ahí, la sucesión de palacios, casas señoriales, conventos, iglesias y plazas con un encanto inigualable, provoca en el visitante la sensación de que la ciudad no tiene ni un sólo rincón prescindible. Nombraremos algunos de sus principales lugares de interés, pero con la convicción de que traicionamos a muchos.

La Plaza de Santa María, nada más entrar a la ciudad vieja, acoge el Palacio Episcopal del siglo XVI y La Concatedral de Santa María comenzada en el románico, con elementos mudéjares, continuada en el gótico y concluida en estilo renacentista plateresco. Destacamos de este estilo su retablo mayor. El Palacio de los Mayoralgo y el de Hernando de Ovaldo completan la visión de este importante enclave cacereño.

La Plaza de San Jorge, en el corazón de la ciudad, está majestuosamente presidida por la Iglesia de San Francisco Javier y completada por la casa de los Becerra y la torre del Palacio de los Golfines de Abajo. Éste, es otra de las visitas obligadas. Un bello palacio del gótico final, claro ejemplo de la arquitectura típica de la ciudad marcada por un fuerte aire defensivo.

La Plaza de las Veletas, es sin duda uno de los lugares más emblemáticos. En el encontramos el palacio de las Veletas, actual sede del Museo de Cáceres y en su interior la aljibe árabe, la mejor conservada y más grande de la península, con 16 arcos de herradura y sustentada por 12 columnas, algunas de ellas de origen romano. Un lugar de una belleza indiscutible.

La Plaza de San Mateo presidida por la Iglesia del Apóstol y el Palacio de las Cigüeñas con su esbelta torre, y situada en la zona alta de la ciudad completa nuestras recomendaciones de visita.

Pero insistimos en que la lista continúa. Sus torres, iglesias, callejuelas, arcos, restos romanos y un sinfín de rincones están esperando que los descubras.

Y si os interesa el Arte Contemporáneo, de obligada visita es el Museo Vostell Malpartida. Artista hispano-alemán de reconocido prestigio internacional en el arte de posguerra y profundamente ligado a Extremadura. Altamente recomendable.

Festival de Teatro Clásico de Cáceres

Del 1 al 21 de Junio, se celebra el que es el segundo festival de teatro clásico de España por importancia, tras el de Almagro. Cáceres se transforma en el escenario natural del gran teatro del Siglo de Oro español. Sus plazas rebosan cultura por partida doble. El ambiente es inmejorable y el disfrute de la ciudad se multiplica. Muchas de las representaciones son en la calle. La magia del teatro más la magia de sus piedras. Una escapada para la memoria.

Ir a listado de noticias

1 comentario
0 favoritos
1 comentario en "Cáceres: La torre y la cigüeña"

Encarna García Pérez escribió 12 de Junio de 2015 a las 14:54

Merece la pena visitarla por sus monumentos, por sus gentes y su gastronomía. Coincido en que es un lugar donde siempre apetece volver. Tengo pendiente una segunda visita.



Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo