Aracnofobia

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Medio Ambiente

Aracnofobia

Por Mi_Nueva_Edad, | 25 Mayo, 2015

Seguramente, los amantes del cine y en especial, los amantes del cine de Woody Allen, recordarán una escena mítica de una de sus mejores películas. Se trata de Annie Hall. En esta secuencia, Diane Keaton recurre a su ex, el propio Woody Allen, para que a la madrugada venga a su casa para socorrerla del feroz ataque de una maligna araña.

Pero no vamos a hablar aquí de cine (por supuesto que recomendamos ver una y otra vez esta hilarante obra maestra del genial director newyorkino), sino de uno de los personajes secundarios de este film: la araña.

El origen del miedo

Según un último estudio de la Universidad de Columbia, sito en Nueva York, el miedo a las arañas podría provenir de nuestra etapa cavernaria. Los homínidos llevan millones de años conviviendo con estos animales. Pero la larga etapa en la que convivieron en Africa, ha marcado para siempre en nuestro ADN, el pánico que hacia ellas tenemos.

La fase africana de nuestros ancestros ha sido tan larga, que ha conseguido instalar un resorte genético en nuestro cerebro que salta con la visión, aunque sea lejana, de estos bichos extraños, aún a sabiendas que en su gran mayoría son inofensivos.

Pero es cierto que algunos de los arácnidos no lo son. En el continente negro hay muchos ejemplos de ellos. La mordedura de la “Viuda Negra”, por poner solo un ejemplo, puede llegar a ser mortal, o al menos dejar a un humano imposibilitado durante semanas. El peligro es y era real en el continente africano. Por eso es allí, en la cuna de la humanidad, donde se fraguó este peculiar mecanismo de defensa evolutivo.

Otros estudios determinan más razones que motivan el miedo a las arañas. El profesor de psicología Jon May, de la Universidad de Plymouth, defiende que el miedo se debe simplemente a la morfología de las mismas, por tener unas patas angulosas, colores oscuros o brillantes o movimientos impredecibles y ágiles. El condicionamiento social es otro de los factores a tener en cuenta.

Unos seres alucinantes

De cualquier forma, lo que está claro es que estos increíbles seres, producen la desconfianza, la repulsión y el horror en muchos casos, en los humanos. Los motivos pueden ser muy diversos. Tal vez no sea uno sólo, sino la combinación de muchos de ellos.

Pero no olvidemos, que en nuestro entorno no hay arañas que entrañen un verdadero peligro. Si viajáis a otras latitudes, si les deberíais tener respeto y guardar las distancias. Pero en nuestros hogares, nos ayudarán a mantener a raya a muchos molestos insectos. Observar sus movimientos, sus impresionantes obras de ingeniería, como son sus telas-trampa, nos hacen admirar y respetar a estas apasionantes criaturas.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Aracnofobia"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo